El sector turístico afronta sin reservas y sin esperanzas el puente de la Constitución

Una mujer y sus hijos caminaban por el cabo de Santo Hadrián | aec
|

Quien vive del turismo en Galicia afronta sin reservas y con expectativas “muy negras” el puente de la Constitución y las navidades, épocas que “ni de coña” van a servir para revertir los datos de un año que el sector ve ya “insalvable”, lastrado por la crisis derivada de la pandemia del Covid-19.

“No hay arreglo alguno. Estamos cada vez más hundidos. Sábados, domingos, lunes... Todos los días son iguales, no hay clientes”, asegura la presidenta de la asociación Hostelería Compostela, Sara Santos.

Las nuevas limitaciones a la movilidad impuestas, en principio, hasta el próximo 4 de diciembre, y que en otros puntos alcanzarán hasta el día 11, son el último golpe para un paciente que está “clínicamente muerto” y que reclama ayudas “para poder comer”, en palabras del presidente del Cluster Turismo de Galicia, Cesáreo Pardal.

 

Incertidumbre

Desde la hotelería tradicional y las casas rurales hasta los viajes internacionales, pasando por el mundo de los autocaravanismo, todos los segmentos se ven afectados en este periodo final del año por la incertidumbre de lo que ocurrirá con los cierres perimetrales y demás medidas restrictivas, como el toque de queda.

En la capital gallega, son muchos los hoteles que permanecen cerrados, según comenta Sara Santos, de la asociación Hostelería Compostela.

“No hay reservas. Lo que había para el año 2021 ya se canceló y estamos cada vez más hundidos. La expectativa es muy negra y no sabemos si la situación será peor a partir del 4 de diciembre”, expone.

Ya durante el verano, el 30% de los negocios hoteleros tenían sus puertas cerradas en la ciudad ante la falta de turistas y peregrinos, panorama que, según esta portavoz, ha empeorado durante estas fechas.

 

“Ni siquiera consultas”

Si las casas rurales fueron una opción con tirón tras la desescalada del primer confinamiento, ahora el escenario es el contrario y no hay “ni siquiera consultas”, según el responsable de Fegatur, Franscisco Almuiña.

Tras un barrido a dueños de este tipo de alojamientos en zonas como Ribeira Sacra, A Mariña y el entorno de A Estrada, señala que “suena a chiste, pero alguno traslada que tiene un 2% de ocupación”.

Para las próximas semanas “se anularon las reservas” y ahora está “todo parado”, por lo que los propietarios que viven en las casas rurales las mantienen abiertas, pero los que no, la mayoría, según Almuiña, han cerrado estos días. Lamenta el portavoz de Fegatur que el otoño y el invierno “funcionaban muy bien” los últimos años debido a programas relacionados con la gastronomía y la caída de la hoja.

Así las cosas, y aunque julio, agosto y septiembre fueron “buenos meses”, el balance del año será inferior a ejercicios anteriores, ya que los seis primeros meses no hubo “nada” y en esta recta final de 2020 la previsión también es nula.

El otro sector que se vio beneficiado en el periodo de transición a la “nueva normalidad” fue el de las autocaravanas, caravanas y camper, pues es un ocio que “encaja muy bien con la covid, ya que tienes a la unidad familiar muy controlada”, como valora el director técnico de Caracol Park, Jacobo González.

El responsable de esta empresa con sede en Vigo indica que también ellos han sufrido cancelaciones en los últimos días de lo que había reservado para el puente de diciembre.

“A raíz de las últimas restricciones hemos notado un descenso. Teníamos reservas para el puente de noviembre que se anularon y para diciembre ya no hay prácticamente nada, se han anulado también”, explica.

A su juicio, “es algo extraño” que no se sepa si las limitaciones a la movilidad se van a alargar y “todo va a ser un poco loco”. “No lo entendemos, hay incertidumbre, nos cuesta animar a los clientes. Pero habrá que esperar”, se resigna.

 

“Boom” de caravanas en verano

De febrero a finales de junio, la flota estuvo parada. “Sin embargo, luego hubo un boom en verano, un aluvión de llamadas y muchas reservas, que es el mismo boom que llevamos experimentando los últimos años”, recuerda.

Septiembre, octubre y principios de noviembre, eso sí, fueron “mejores” que en 2019, con “muy buen” nivel de alquiler, como “todos los años”, pero una demanda “sorprendente” en cuanto a la venta. “La venta lleva muchos años con cifras potentes, pero no esperábamos abrir la verja y tener un aluvión de gente deseando comprar, con las cosas muy claras. Esperábamos que fuera más lento, eso sí nos sorprendió”, destaca González.

En este escenario, el presidente del Cluster Turismo de Galicia, Cesáreo Pardal, resalta que “las pocas reservas que hay están pidiendo un salvoconducto”, que, a su juicio, “sería fácil de hacer”, puesto que es “un Excel”: “Solo necesitas cambiar el nombre y el DNI de la persona”.

Por ello, su organización ha pedido al conselleiro de Sanidade que se les declare como actividad necesaria y que así “se permita viajar si hay una reserva”. “Esperamos que así se atienda”, subraya. “Hagan el favor de incluirlo como actividad necesaria, porque, si no, nos morimos de hambre”, clama, anticipando “más cierres de hotelería esta semana”.

Las agencias de viajes esperaban “salvar algo” con la comercialización de destinos caribeños

Quienes sí esperaban “salvar algo” con la campaña de diciembre, tanto por el lado de los viajes de nieve como por el de destinos como el Caribe, son las agencias de viaje gallegas. El responsable de Agavi, Juan Rivadulla, señala que la situación de las agencias es “horrorosa desde el principio del todo”, ya que hubo que volcar todos los esfuerzos en afrontar cancelaciones. “Se recuperó un poquito en verano, con un turismo de cercanía y en Galicia”, apunta, pero advierte de que “la realidad” de las agencias es que la facturación no supera el 10% de la obtenida en 2019 a estas alturas. 
En cualquier caso, subraya que “es difícil que alguien venga el 25 de noviembre a reservar, sin saber con seguridad si podrá irse de viaje” el puente de la Constitución. Mientras, para las navidades, observa que “hay un intento de reactivación con el Caribe”, que no está “descartado”, aunque “la realidad mundial no es buena” por el coronavirus. Así las cosas, “un alto porcentaje” de las más de 500 agencias de viaje que hay en Galicia están con horario reducido o cerradas, con atención telefónica, según Rivadulla. Y “dedicándose a lo peor que te puede pasar: desvender”, apostilla. l

 

El sector turístico afronta sin reservas y sin esperanzas el puente de la Constitución