El Concello quiere demoler antes de final de año cuatro edificios ruinosos

edificio vallado calle ourense y pontevedra
|

El Concello pretende acometer antes de final de año la demolición de cuatro edificios catalogados por técnicos municipales como ruinosos y en los que deberá actuar de forma subsidiaria después de que sus propietarios rechazasen acometer la intervención. Para tal fin, la concejalía de Urbanismo hará uso de una partida de casi 80.000 euros habilitada tras la modificación de crédito aprobada el pasado jueves por el pleno municipal. 
Según explicó la responsable del área, María Fernández, la intervención requiere cierta urgencia pues teme que con la llegada del invierno la lluvia y el viento agraven el deterioro de unos inmuebles que revisten un claro peligro para la vía pública. 
Es por ello que, aunque se valorará la posibilidad de sacar la ejecución  de la demolición a concurso público, la premura con la que esta ha de realizarse puede provocar que, finalmente, se realice por un procedimiento negociado. Así, desde Urbanismo se invitaría al mayor número posible de empresas de la zona a que presentasen sus propuestas con el fin de seleccionar el presupuesto más económico. De decantarse por esta vía, podrán recortarse el plazo superior a tres meses que implicaría realizar un concurso público y la obra quedaría resuelta en un tiempo sensiblemente inferior.
Si bien la ejecución de la demolición partirá originariamente de las arcas municipales, el coste de las obras será repercutido con posterioridad a los propietarios de los edificios que, hasta ahora, han desatendido los expedientes abiertos. 
De los 80.000 euros, casi 28.000 irán a parar al inmueble ubicado en el número 45 de la calle María que sufrió a principios de este mes parte del desplome de su fachada. El resto se repartirá entre otros tres ubicados en las calles Concepción Arenal –69–, Carmen Curuxeiras –32– y Alonso López –53–. 
Puesto que algunos de estos edificios están catalogados desde el punto de vista patrimonial, la demolición no será completa y será necesario conservar parte de sus elementos.

El Concello quiere demoler antes de final de año cuatro edificios ruinosos