Lavado de cara para una estación de autobuses con servicios deficientes

Estación Autobuses
|

La estación de autobuses de Ferrol tiene numerosas carencias tanto en instalaciones como en servicio al público. Si el transporte en general y las comunicaciones sufren un déficit en la ciudad naval, el espacio y la atención que se le ofrece al viajero también deja mucho que desear, a juzgar por las habituales quejas que recibe.

La Consellería de Infraestructuras e Mobilidade, a través de la Dirección Xeral de esta área, pondrá ahora un parche a esta situación, con la mejora de la infraestructura, al adjudicar las obras de conservación y adecuación de la estación de autobuses de Ferrol, así como de las de otros puntos de la comunidad como Cambados, Vilagarcía, Lalín y Xinzo de Limia, con un presupuesto autonómico global de 134.000 euros. La partida que corresponde a Ferrol será de más de 14.300 euros, que permitirán ejecutar trabajos de acondicionamiento y hacerle un lavado de cara a la estación.

El plazo de actuación en la obra es de cinco semanas y la empresa adjudicataria de la intervención es Prosema Noroeste.

Las actuaciones de mantenimiento consistirán en la reparación de daños existentes en los aseos, así como en el saneamiento de las humedades de la planta principal.

Como se explica desde la Consellería de Infraestruturas e Mobilidade, también está prevista la instalación de un rótulo de señalización en la estación de autobuses y la colocación de una pantalla informativa en el interior de el inmueble.

Con esta obra la Xunta pretende “manter as instalacións en boas condicións para ofrecerlles aos usuarios uns servizos de calidade que fomenten o emprego do transporte público e respondan ás súas necesidades en materia de mobilidade”.

Pero además de estas reformas puntuales, la Xunta trabaja en la construcción de una estación intermodal en Ferrol, que situaría en un único espacio las conexiones en autobús y tren, con lo que la estación de autobuses podría perder su actividad como tal y formar parte de un espacio conjunto. El objetivo de los trabajos ya encargados desde el organismo autonómico serviría para conocer las necesidades actuales y potenciales del transporte de autobús y ferrocarril y las mejores fórmulas para atenderlas desde un conjunto intermodal.Carencias y críticas

Pero por mucho que se intenten mejorar las instalaciones, la estación de autobuses de Ferrol no responde a las necesidades actuales de un viajero moderno. Las prestaciones que se dan al usuario son anacrónicas y así estos mismos días varios viajeros que deben hacer uso de los autobuses para su desplazamiento a otras ciudades manifestaban sus quejas por cuestiones como el estado de los aseos, incluso a primera hora de la mañana, por la falta de limpieza e higiene o unos horarios de venta de billetes en taquilla muy reducidos.

Situaciones como estas impiden a los usuarios el pago con tarjeta, ya que si se encuentran la ventanilla cerrada, los buses no disponen de este sistema. Tampoco se pueden adquirir billetes en la web ni comprarlos con antelación e incluso, para algunas ciudades como Pontevedra, es imposible adquirir billetes de ida y vuelta. l

Lavado de cara para una estación de autobuses con servicios deficientes