Las mariscadoras a pie admiten indefensión ante un perfil de furtivo más violento

mariscadores mugardos
|

Las mariscadoras a pie de las cofradías de pescadores de Mugardos y Barallobre –el pósito de Ferrol solo tiene un permiso de explotación de esta modalidad de extracción– tienen cada vez más dificultades para poder realizar su trabajo con normalidad. La semana pasada, el último día de las buenas mareas de este mes de agosto, una socia del pósito de San Telmo fue agredida por un furtivo mientras sachaba en O Baño, una de las autorizaciones más productivas.
Aunque, por el momento, ha sido un hecho aislado, fue la primera vez que el conflicto entre los recolectores con y sin carné no se quedó en palabras o insultos. La patrona mayor de la cofradía mugardesa, Teresa Carnero, reconocía ayer que la situación es en estos momentos “mala” y que “es intolerable, algo que no debemos permitir”. “Nosotros no somos capaces”, dijo, “y no vemos mucha colaboración por parte de la Xunta”, lamentó, antes de reclamar, una vez más, más apoyo de la Consellería do Medio Rural e do Mar y del Servizo de Gardacostas, dependiente del departamento que dirige Rosa Quintana. “Si no tienen medios, que pongan más, porque nosotras no podemos luchar solas contra esto”.
Las rías de Ferrol y O Burgo son las más conflictivas de Galicia en este sentido. El furtivismo está generalizado y la crisis y el paro están llevando a muchas personas a tener que buscarse la vida mariscando ilegalmente. La diferencia es que ahora no se esconden y, como ya había denunciado Carnero hace varios meses, “recogen ahí, en el medio de nosotras”, una “convivencia” que provoca “impotencia” y también cierto “miedo” entre las mariscadoras, porque “no sabemos cómo van a reaccionar cuando les llamamos la atención”.
El próximo jueves, las profesionales de la cofradía de San Telmo volverán a faenar en O Baño, banco en el que, según explicó la patrona mayor “hay días que puedes encontrar más furtivos que mariscadoras”.

número
Además del permiso de explotación a pie que tiene la cofradía de Ferrol –la entidad tenía previsto solicitar la convocatoria de más carnés en el plan de explotación de 2013–, en los pósitos de Barallobre y Mugardos hay unas 125 mujeres que trabajan en las playas de A Barca, O Baño, A Bestarruza, Nande y Santa Lucía, así como las de Barallobre y Maniños.
El número es superior al que había el año pasado, tras la convocatoria, en el verano de 2012, de 27 nuevas plazas, 12 en Barallobre y 15 en Mugardos, que ya están cubiertas. n

Las mariscadoras a pie admiten indefensión ante un perfil de furtivo más violento