El gobierno ve en las pintadas de Pablo Iglesias una agresión no solo patrimonial sino política

Los colores de la bandera española ya han desaparecido del monolito | j.meis
|

Las pintadas aparecidas el pasado fin de semana en el monolito dedicado a Pablo Iglesias y en la placa conmemorativa de Xaime Quintanilla las personas asesinadas en el franquismo ya han sido limpiadas y condenados los hechos no solo por el PSOE local y gallego sino también por parte del ejecutivo, al ver, como indicó ayer el alcalde accidental, Álvaro Montes, en estos actos “non so unha agresión ao patrimonial senón tamén política”.
De este modo, el también portavoz de FeC relacionó claramente estos hechos no con el vandalismo sino con una intención clara de hacer coincidir en el tiempo estos hechos con el inicio de la ruta de Ferrol Rebelde, que parte precisamente de este monolito, o con la cuestión de la existencia de una tumba de la familia Franco en Ferrol y la supuesta posibilidad del traslado de sus restos, rechazado por el pleno de la corporación.
Asimismo, no dudó en achacar situaciones como estas a que no se hayan tomado medidas claras a nivel estatal, apuntando que "tería que haber un acto de xustiza coas persoas que foron víctimas do franquismo ou ter ilegalizado agrupacións como a fundación Francisco Franco",. Así, indicó que "cando nos quedamos so no xestual a resposta é a agresión", como sucedió el fin de semana con los monumentos en Ferrol a personalidades históricas del socialismo.

Manada
En otro orden de cosas, ayer se celebró una junta de portavoces en la que se trató la elaboración de una declaración institucional considerando como personas non gratas en el Concello de Ferrol a los miembros de “La Manada”.
La medida ya se tomó en otros concellos de la zona como Narón o San Sadurniño. l

El gobierno ve en las pintadas de Pablo Iglesias una agresión no solo patrimonial sino política