Cumpleaños de la Casa da Muller con velas, batucada y danza del vientre

|

La iluminación del Palacio Municipal en color lila fue el punto de partida de la jornada dedicada a la mujer que se vivió ayer en la ciudad. Los motivos fueron dos: el apoyo a la Marcha contra la Violencia Machista que se celebra hoy en Madrid, y en la que estarán presentes representantes del Concello y ferrolanos en general, y la celebración del cumpleaños de una de las instalaciones más visitadas para el desarrollo de actividades, la Casa da Muller.
A ritmo de batucada – a cargo del grupo Trópico de Grelos– desde el momento en el que se encendieron las luces en el edificio consistorial, los asistentes al evento se fueron desplazando a la Casa da Muller, donde esperaba ya numeroso público, mayoritariamente femenino, tanto en el interior de las instalaciones como en el exterior. De hecho, la calle Lugo se cortó al tráfico para que pudiese acoger la fiesta de cumpleaños de este centro.
Dentro, la pintora Carmen Martín realizaba un retrato a la vista de las usuarias del centro. Una muestra de tartas dedicadas a la mujer o a actos femeninos llevados a cabo en la ciudad daban la bienvendida a quien entraba en las instalaciones. Tras la actuación de batucada, la concejala de Muller, Beatriz Sestayo, salió a la calle con algo que no podía faltar en una fiesta de estas características, el pastel de cumpleaños con las correspondientes siete velas, una por cada año de funcionamiento del edificio. Al cumpleaños feliz siguió de nuevo la música y el baile, con una demostración de uno de los talleres formativos que más demanda tiene en estas instalaciones, el de danza del vientre, impartido por Sabela.
La responsable de las políticas de Mujer del Concello recordó que “esta casa creceu con todas vos, as usuarias, as técnicas, as monitoras e quenes participan dun ou doutro xeito día a día”.
También agradecieron el papel que juega en la ciudad la Casa da Muller algunas de sus usuarias, como la informática Patricia Filgueira o una de las de mayor edad, Fina Taibo.
A los movimientos de las alumnas de la danza oriental siguieron los de baile moderno que se volcaron en una masterclass.
El colofón de la fiesta lo puso la entrega de los premios a las tartas y, como rezaba en la convocatoria, el galardón fue la que mejor representaba el espíritu de la Casa da Muller, la de Carmen Solano, cargada de motivos alusivos, como la ruta “Ferrol en feminino”. También hubo un accésit para Ana da Silva.
La Casa da Muller cuenta con más de 1.200 usuarias.

Cumpleaños de la Casa da Muller con velas, batucada y danza del vientre