Los proveedores esperan una media de 68 días para cobrar sus facturas

|

El Concello de Ferrol mantiene el período medio de pago a proveedores en los 68 días en los que se situó este índice en el tercer trimestre de 2015. Excede en ocho los 60 exigidos por ley (30 desde la fecha de entrada en el Registro para reconocer estas obligaciones y otros 30 de plazo para pagarlos). Así que, de media, esos 68 días es el tiempo transcurrido entre que el proveedor presenta su factura y esta le es pagada.
Desde el momento en el que el Ayuntamiento valida la factura se tardan 28,46 días de media en abonarla, según el índice de período medio de pago económico, que en el cuarto trimestre del año pasado estuvo por debajo de los 30 días fijados (cuando en el tercer trimestre había llegado casi a 31). Este último indicador es el que más preocupa. Debe mantenerse por debajo del mes porque si esta cifra se supera durante dos trimestres consecutivos se incumpliría la ley de estabilidad presupuestaria y sostenibilidad financiera y podría dar lugar a la intervención de las cuentas, además de dificultar el acceso a crédito y otras operaciones. No es el caso.
El informe de Tesorería para los últimos tres meses de 2015 destaca que se pagaron en este período 1.919 facturas, de las cuales solo 654 (el 34,08%) se efectuaron en plazo, un descenso importante con respecto al trimestre anterior (que eran el el 57,69%). Aun así destaca que la cantidad pagada a los deudores durante el año 2015 es muy superior a los pagos efectuados en los períodos anteriores. Se abonaron 7.377 facturas en total con un coste de casi 31 millones de euros (30.991.504,76), frente a las 5.213 y 27 millones de 2014, las 4.337 y 26 millones de  euros de 2013 y las 3.813 facturas pagadas en 2012 con un coste de 21 millones.

preocupación en el PP
En el Partido Popular se ven con preocupación estas cifras, que interpretan como una tendencia negativa de cara al funcionamiento de la institución. “El 66% de las facturas que se pagan se hacen fuera del plazo legal de 60 días”, destacaba ayer el concejal Alejandro Langtry, que advertía de que salirse de esos dos meses puede implicar el pago de intereses y encarecer más la cantidad que debe abonar el Concello a los proveedores, algo que se había conseguido evitar por primera vez durante el año 2015. “Este es el gobierno de los anuncios y de la no gestión, lo que va a paralizar poco a poco el Ayuntamiento. Todo lo que dicen después tienen que desdecirlo. Es un desastre”, concluía el concejal.

Los proveedores esperan una media de 68 días para cobrar sus facturas