Pemex aclara: Navantia y Barreras harán los floteles solo si PMI gana la licitación

Copia de Diario de Ferrol-2013-10-09-011-99456cb9
|

Pemex da otra vuelta de tuerca en la polémica sobre los contratos firmados hace un año para la construcción de dos floteles por parte de Navantia y Barreras. Fuentes oficiales de la petrolera mexicana aclararon ayer que su filial PMI Norteamérica tiene el compromiso de encargar esos buques a los astilleros gallegos “siempre y cuando” cuente con el contrato de Pemex Exploración y Producción, es decir, gane la licitación internacional a cuya fase final han llegado once ofertas.
La aclaración de Pemex desmiente la versión que durante el último año han mantenido la Xunta y las propias empresas, según la cual existían contratos firmados y en vigor que garantizarían la construcción de los buques se ganase o no el concurso. El desenlace final, por tanto, depende absolutamente de la decisión de la mesa de contratación que se dará a conocer el próximo 27 de noviembre.
El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, presidió el 19 de septiembre de 2012 en Santiago, en vísperas de las elecciones, lo que se anunció como la firma de sendos contratos entre la petrolera mexicana Pemex y las empresas Navantia y Barreras. La imagen que protagonizó juntando las manos con el consejero delegado de Pemex Internacional, José Manuel Carrera; el presidente de la SEPI, Ramón Aguirre; el de Navantia, José Manuel Revuelta, y el vicepresidente de Barreras, José García Costas, quedó envuelta en polémica pasados unos días, cuando el director general de Pemex, Juan José Coppel, aseguró a los medios de comunicación mexicanos que no había nada firmado y que se convocaría un concurso competitivo en el que se elegiría la oferta más solvente.
La Xunta de Galicia salió al paso de la tormenta aclarando que los contratos estaban firmados con PMI Internacional –que más tarde resultó ser PMI Norteamérica– y que los barcos se construirían “sí o sí”. Núñez Feijóo recomendó tranquilidad señalando que “tenemos contrato, tenemos astilleros y tenemos armador” y apuntando que solamente sería necesario “un ajuste fino en las características técnicas”.
En la misma línea se manifestaron los directivos de Navantia. El consejero delegado del grupo público, el hoy en día ya dimitido Jaime de Rábago, aseguraba a primeros de octubre en una entrevista que se trataba de un “contrato en firme, aunque tenga cláusulas de confidencialidad que tenemos que respetar”. Esas condiciones fueron esgrimidas invariablemente durante varios meses para no mostrar los contratos, como incansablemente solicitó la oposición en las cámaras gallega y central. El presidente de la SEPI, Ramón Aguirre, exhibió los contratos en su comparecencia ante la Comisión de Presupuestos del Congreso, hace exactamente un año, y una vez más explicó que la confidencialidad le impedía mostrar el contenido pero que contenían el encargo en firme de dos floteles.

concurso
Así, la construcción de los buques depende de que PMI Norteamérica gane la licitación, cuyo fallo se dará a conocer el 27 de noviembre. Tal como se informó el pasado domingo, la fase de precalificación fue superada por once ofertas, si bien solo ocho de ellas concurren a los dos paquetes –uno por cada flotel– que establece el pliego de condiciones.
Además de PMI Norteamérica, la oferta que representa las aspiraciones de Navantia y Barreras, están en esta fase final del concurso otros importantes grupos como Dragados Offshore. Pese a ello, el presidente de la SEPI, Ramón Aguirre, acaba de dar por seguro en el Congreso, este mismo lunes, que “solo estamos pendientes de la decisión” para iniciar la obra.

Pemex aclara: Navantia y Barreras harán los floteles solo si PMI gana la licitación