Isabel Ayguavives presentó en San Sebastián su primer largometraje

imagen de la película “el árbol magnético”, con guion y dirección de la ferrolana ayguavives
|

La ferrolana Isabel Ayguavives presentó en el Festival de Cine de San Sebastián su primer largometraje, “El árbol magnético”, después de una larga carrera dedicada a los cortometrajes y también a la televisión. Este trabajo fue seleccionado, junto con otros 17 de todo el mundo, para la sección Nuevos Directores, y pudo verse en cinco proyecciones, desde el jueves hasta ayer mismo.
“El árbol magnético” tiene como protagonista a Bruno (el actor Andrés Gertrúdix), que vuelve a su país de origen después de una larga ausencia para participar, con su familia, en la despedida de la casa de campo que compartían. Un lugar en el que es de visita obligada un árbol que atrae hacia allí a todo el que pasa por la zona. Es un sitio que existe, y que la propia Ayguavives visitó en el año 2004, cuando era “muy salvaje”. Ahora “está metido en un terreno privado que pertenece a un balneario con excursiones organizadas y todo”, apuntó la cineasta en declaraciones a la Agencia EFE.
“Para mí la historia contiene muchos elementos que me interesan como persona”, explica. “Habla de la familia, las asuencias, la memoria, que son temas que había tocado en mis cortos, pero no de forma coral como aquí”. Aunque al principio el guion –también firmado por la ferrolana– giraba en torno a tres personajes, “al desarrollarlo automáticamente apareció la familia y me atrapó, no fue algo preconcebido”. El exilio y “la necesidad de tener un lugar al que regresar” está en el meollo de una coproducción española y chilena que protagonizan Andrés Gertrúdix y Manuela Martelli. “Aunque tengas una vida itinerante, uno necesita siempre un sitio al que le gustaría poder volver y es sano para tu cabeza poder identificarlo”, comenta.

biografía
Isabel Ayguavives (Ferrol, 1974), estudió Ciencias de la Imagen en la Universidad Complutense de Madrid y comenzó a trabajar en cine y televisión mientras fraguaba sus proyectos personales. Su primer cortometraje fue “La valiente” (2003), al que siguieron “El castigo” (2005) y “Penfield” (2010). Todos ellos fueron seleccionados para festivales tan prestigiosos como el de Clermont-Ferrand, el de Alcalá de Henares o el Seoul International Youth Film Festival. En televisión fue ayudante de realización en series como “La chica de ayer” o “Tierra de lobos”.
Sus obras se han visto en Ferrol en numerosas ocasiones, sobre todo en las jornadas que el Ateneo dedica cada año a los cortometrajes. También se proyectaron dentro de los ciclos de cine que se realizaban en los Dúplex, precedidos siempre por un corto de autores gallegos.

Isabel Ayguavives presentó en San Sebastián su primer largometraje