El naval y el sector lácteo suman fuerzas para pedir trabajo en Ferrol

|

“O futuro depende de nós. Navantia somos todos”. Así acabó ayer la manifestación convocada por los comités de empresa de los astilleros que partió del Inferniño y concluyó en la plaza de Galicia (la de Armas no admite grandes concentraciones de gente por el estado del aparcamiento subterráneo). El periodista Nicolás Vidal leyó un comunicado conjunto desde las escaleras del Jofre en el que, de nuevo, los trabajadores exigen soluciones al vacío de las gradas, al paro en toda Ferrolterra y a la sangría demográfica. El dique para potenciar el área de Carenas, un plan de inversiones, la contratación directa de los empleados de la industria auxiliar, el rejuvenecimiento de la plantilla, el reforzamiento de la fábrica de turbinas o la interlocución con la Universidad para avanzar tecnológicamente forman parte de unas demandas sempiternas que de nuevo cobran actualidad en plena campaña electoral. Los trabajadores se quejan del olvido de la administración autonómica y central y piden a los ciudadanos que tengan en cuenta la situación de la comarca a la hora de ir a votar. “Sobran falsas promesas á cidadanía e faltan solucións”, claman.
“Esta comarca xa está farta de que campaña tras campaña nos prometan diversificación, carga de traballo...”, comentaba el presidente del comité de empresa de Navantia Ferrol, Javier Galán, al arrancar la marcha desde el Inferniño. “Non é certo o que di o presidente de Navantia nin o que din os portavoces do Partido Popular sobre que a crise acabou en Navantia e que xa temos carga de traballo”, añadió. El flotel y el Buque de Acción Marítima (que no se espera que entre en grada hasta abril de 2016, según Galán) son naves pequeñas para la capacidad del astillero que no solucionan la subactividad. “Estamos co 26% de paro, máis de 3.000 compañeiros da industria auxiliar saíron hai tres anos da factoría e nestes momentos seguen na mesma situación”, denuncia Galán. Por eso piden medidas inminentes y un plan real de diversificación industrial para que el naval sea motor de la recuperación pero no dependa solo de él la supervivencia de la comarca.
Los políticos –inmersos de lleno en la campaña electoral– estuvieron muy presentes en la marcha, en la que se vio al alcalde ferrolano, Jorge Suárez, y al grupo de gobierno (Ferrol en Común y PSOE), a los ediles del BNG, al candidato socialista al Senado Ángel Mato y a alcaldes de las comarcas como el de Cedeira (Pablo Moreda), Valdoviño (Alberto González), San Sadurniño (Secundino García) o Moeche (Beatriz Bascoy), entre otras personalidades. También participó Francisco Jorquera, portavoz del BNG en el Parlamento y principal presencia autonómica en la manifestación. “Non estamos unicamente ante un problema de Ferrolterra senón ante un problema galego”, afirmó el diputado. “O sector naval é básico na nosa economía”. Denunció que “se está deixando esmorecer” desde la Xunta y el Gobierno Central tal y como se hace con la pesca o con el sector lácteo. “Simplemente están deixando esmorecer este país”.
El alcalde de Ferrol hizo suyas las reivindicaciones de los comités y criticó que, frente a anuncios de proyectos, “a realidade é que se está deixando morrer o sector naval intencionadamente e que esta comarca está totalmente abandonada polos poderes públicos”. Confió en un cambio en las elecciones para conseguir un gobierno de izquierdas en Madrid “que aposte polo público e faga investimentos”.
La manifestación del naval fue también la del sector lácteo. Los ganaderos de Ferrolterra que protestan por los bajos precios que reciben por la leche se sumaron a la marcha con ocho tractores que cerraban la larga comitiva. Fueron recibidos con aplausos en la plaza de Galicia, donde compusieron una estampa poco habitual. Además sus reclamaciones se incorporaron a las consignas habituales sobre la carga de trabajo y la defensa de lo público.
La de ayer era la última medida de protesta de los trabajadores de Navantia para hacer visible su situación en plena campaña electoral.

El naval y el sector lácteo suman fuerzas para pedir trabajo en Ferrol