Iberdrola confirma la preselección de Navantia Fene para fabricar los jackets

Navantia fene
|

Iberdrola ha adjudicado al astillero de Navantia Fene la construcción de 29 jackets para el parque eólico marino de Wikinger. La compañía confirmó ayer que la factoría está preseleccionada y apuntó que en las próximas semanas se pondrá fecha a la firma del contrato. En el encargo, valorado en unos 175 millones, se incluye también la estructura de la subestación por la que se evacuará la energía que produzca aquel complejo y que, según se adelantó ya en el pasado mes de junio, se fabricará en Puerto Real.
El anuncio definitivo llega un día después de que el presidente de la SEPI, Ramón Aguirre, confirmase en el Congreso que hay un preacuerdo aprobado por los órganos de gobierno de Navantia y de que, tal como informó esta semana este diario, la sociedad estatal haya previsto las inversiones necesarias para que el astillero de Fene asuma el trabajo.
El presidente del comité de empresa de Navantia Fene, Jorge Prieto, acogió ayer con cierta frialdad la noticia asegurando que esperará a la confirmación “oficial”. En cualquier caso, dio la bienvenida a cualquier carga de trabajo que llegue a la unidad productiva Ferrol-Fene y señaló que la parte social lleva meses esperando que la empresa le facilite información. Desde que se excluyó a la antigua Astano del programa del flotel, explicó Prieto, hay personal de Iberdrola habitualmente en las instalaciones y se han realizado sondeos en los terrenos y otras tareas que indicaban que el encargo se iba a producir.
La eléctrica había sido hasta el momento sumamente remiso a informar sobre la posición que Navantia Fene mantiene de cara a la construcción de los jackets. La misma, según confirmaron ayer desde la compañía, que ocupa el astillero de Puerto Real, al que la propia empresa se refiere como adjudicatario de la estructura para la subestación. En junio pasado, responsables de Iberdrola y la presidenta de la Junta de Andalucía anunciaron a bombo y platillo aquel contrato, que ocupará unas 600.000 horas, mientras que en Galicia se mantenían en el aire las aspiraciones de Fene.
Finalmente, y aunque desde la compañía se insistió ayer en que se trata de una “preselección”, Navantia Fene puede por fin seguir la cuenta atrás hasta la caída del veto, el próximo 1 de enero, con carga de trabajo en el horizonte.
Los jackets son las estructuras sobre las que se asienta cada aerogenerador en aguas profundas. El parque de Wikinger se situará en una zona del Mar Báltico con entre 37 y 43 metros de agua y tendrá 70 aerogeneradores de cinco megavatios de capacidad unitaria. Fene se encargará de construir 29 jackets, cada uno de los cuales pesará unas 700 toneladas. La fabricación de estas voluminosas piezas, que obligan a adecuar ciertas instalaciones del astillero, supone la entrada de la antigua Astano en un sector prometedor.
A tenor de las previsiones que existen sobre el crecimiento que va a experimentar el mercado eólico marino, se estima que de aquí a 2017 serán necesarios unos 1.840 jackets al año.

Iberdrola confirma la preselección de Navantia Fene para fabricar los jackets