El fiscal del Supremo se opone la petición de nulidad de actuaciones en el caso del atropello de Cedeira

Paseo del puerto de Cedeira
|

La Fiscalía del Tribunal Supremo se opone la petición de nulidad de actuaciones y la recusación de la sección de la Audiencia Provincial de A Coruña encargada del caso del atropello mortal de Cedeira. Dicha cuestión había sido planteada en el oportuno recurso de casación interpuesto por la defensa del acusado, Maximino Caruncho, que todavía está a la espera de resolución por parte del Supremo y posiblemente se retrase hasta el próximo mes de septiembre.
La defensa del constructor cedeirés plantea, además, que la causa sea juzgada por un tribunal popular y no por los magistrados de la Audiencia, y, en este extremo, la Fiscalía del Supremo sí le da la razón, por lo que, de todos modos, será necesario esperar el auto del alto tribunal para conocer cómo continúa el procedimiento.
Las razones aludidas por el bufete fenés Manuel Arias & Lino Balsa, que representa desde hace unos meses al acusado, para pedir la nulidad de actuaciones y la recusación de la Audiencia se fundamentan en que la misma sala que, en principio, lo va a juzgar resolvió los trámites previos del procedimiento, por lo que se entiende que está contaminada.
Los hechos que se imputan a Maximino Caruncho ocurrieron en agosto de 2012, cuando atropelló a su vecino de Cedeira Juan José García Cheda, que murió en el acto. Entre ambos había varios pleitos judiciales previos y una enemistad manifiesta, por lo que tanto la Fiscalía de Área de Ferrol como la acusación particular entienden que el atropello fue intencionado. Por eso solicitan penas de 21 y 20 años, respectivamente, por un presunto delito de homicidio en concurso con otro por obstrucción a la justicia. Este último es el que ha motivado que, primero el Juzgado de Instrucción de Ortigueira y después la Audiencia Provincial, resolviesen que sea juzgado por magistrados y no por la Ley del Jurado. n

El fiscal del Supremo se opone la petición de nulidad de actuaciones en el caso del atropello de Cedeira