El Panadería Santy sella la campaña con el ascenso

diario de ferrol-2019-05-01-045-6f381e44
|

Adrián Vidal, Rubén García, Santy Otero y Lawal Abiodum sellaron el pasado domingo uno de los ascensos más esperados en las filas del Tenis de Mesa Narón, el de un imparable Panadería Santy a División de Honor masculina –la categoría de plata nacional–. 

Un salto de nivel que servía para poner el broche a una campaña regular en la que la formación de Santa Icía –que también contó en otros dos duelos con la participación de Xoán Vila, Ishaí Piñeiro y José Piñeiro– se había mostrado netamente superior a sus adversarios del grupo I –de hecho solo cedieron un partido de 20–. “Sí que contábamos con ganar la liga”, comenta el veterano Adrián Vida, “y, la verdad, también lograr el ascenso”. Y para ello, desde el club se apostó desde un inicio con reforzar esta escuadra con la llegada del nigeriano Lawal Abidoum que, si bien “solo” formó en nueve contiendas con la camiseta naronesa, su concurso fue sin duda una ayuda clave para que, a día de hoy, el Panadería Santy forme en la categoría de plata estatal. 

“Ya habíamos conseguido clasificarnos para otras dos fases de ascenso previamente”, añade Vidal, “si bien a la última renunciamos a ir y en la anterior, que fue para adquirir experiencia, varios de los jugadores tuvieron muchos problemas físicos”. Unos “simulacros” en los que se vio que todavía no era el momento de los naroneses que, campañas y trabajo después,  –”y con el plus de Lawal, que era lo que necesitábamos”, comenta Vidal– han podido disfrutar de un merecido ascenso. 

Espera
Eso sí, no sin cierto, e inesperado, sufrimiento. Y es que tanto jugadores como desde la entidad esperaban lograr dar ese paso ya en el encuentro disputado el sábado ante el Dama de Elche. Y es que al ser primeros de grupo, los naroneses contaban con este privilegio de poder dar el salto en solo un choque. 


Pero las circunstancias fueron otras. Así, el duelo ante los levantinos fue extremadamente atípico, con un ambiente muy bronco por parte de los aficionados alicantinos, debido especialmente a ciertas decisiones arbitrales, y que llevó, incluso a la expulsión de uno de los integrantes del Dama de Elche. En este ambiente de tensión, el Panadería Santy tuvo, incluso, una bola de partido en el último duelo de dobles y tras el 3-3 disputados los duelos individuales. Una pelota que perdió (3-4), “por la noche todavía me acordaba de esa bola”, confiesa Vidal, “no lo pasamos nada bien después, estábamos todos con la cabeza gacha”. 


Pero los naroneses, ayudados por un sorteo de partidos favorable ante el Aluche –que venía de imponerse en dos partidos en su fase previa–, solventaron en hora y media y con un 4-0, lo que habían intentado el día anterior durante cuatro. Un ascenso que los naroneses se vieron “obligados” a celebrar camino de casa –”se hizo corto el trayecto”, apunta entre risas Vidal, “lo peor fue el regreso al trabajo el lunes”– debido a su intención de acudir a votar, así como a la fiesta de celebración con la que sus compañeros los recibieron, por todo lo alto, en el club.

El Panadería Santy sella la campaña con el ascenso