Los apicultores buscan el respaldo de los Concellos para combatir la velutina

AVISPA ASESINA avispa asiática vespa velutina
|

“No estamos dispuestos a arriesgar el tipo subiendo a los árboles a varios metros de altura para extraer los nidos sin que la Xunta nos facilite medios ni equipos”. Quien habla es Rafael Díaz, pastor de abejas y delegado  en Ferrolterra de la Asociación Galega de Apicultores (AGA) que convoca este miércoles en Ortigueira a todos los alcaldes de las comarcas de Ferrol, Eume, Ortegal y A Mariña lucense para recabar su apoyo en la lucha contra la plaga de la avispa velutina y presionar a la Xunta para que coordine un plan de choque con el sector. Por el momento han confirmado su asistencia responsables de los municipios de Ortigueira, San Sadurniño, Narón y Fene –“Ferrol ya nos ha dicho que no acudirá”–. “No se trata de un debate político –explica– sino de buscar soluciones de forma conjunta porque el próximo verano aparecerán nidos cerca de las casas como ocurrió este año en San Sadurniño o en Érmua (Vizcaya) a la salida de un colegio y eso es un problema mayor”, explica.
 Desde AGA insisten en la necesidad de no alarmar pero sí de informar a la opinión pública. “Son una especie muy belicosa, tienen un aguijón de seis milímetros y reaccionan de forma virulenta en las proximidades de su nido. Detectan las vibraciones a cinco metros de distancia y actúan en grupo, persiguiendo hasta los 500 metros”, explica.

control
“Estamos ante un problema que por el momento no tiene una solución muy clara”. La clave está en la falta de enemigos naturales de esta especie invasora, lo que hace incontenible su proliferación disminuyendo los productos derivados de las abejas –el 60% de su dieta la componen estos insectos– y como consecuencia también la polinización vegetal. “Si de un nido de avispa autóctona salen cada año cuatro o seis reinas que fundarán sus respectivas colonias, de estos salen entre 200 y 400”, explica Rafael Díaz. Miembros de AGA han puesto a prueba este verano diferentes insecticidas, efectivos en avispas comunes, que sin embargo no atraen a la avispa asiática  con un sentido del olfato más desarrollado. Asimismo este apicultor explica que en Francia, donde la presencia de los primeros nidos de velutina datan de 2004, “llevan seis años investigando sin éxito la creación una feromona sintética capaz de atraer a esta especie”.
Los métodos de control hasta el momento se limitan a la eliminación de los nidos detectados y a la colocación de trampas caseras. “Las elaboramos a partir de botellas de plástico cortadas e invertidas y les añadimos un atrayente a base de cerveza negra mezclada al 40% con vino y zumo de arándanos”, explica. Pero no será hasta la primavera, cuando los nidos retomen su actividad, cuando surtan su efecto.
Y es que contra los pronósticos iniciales de su ciclo biológico las colonias no están hibernando como cabría esperar . “Las condiciones meteorológicas son tan suaves que seguimos detectando nidos con actividad, sin apenas obreras, pero con machos y reinas”, explica el apicultor.
En cualquier caso consideran fundamental la implicación de la gente a la que aconsejan, ante un avistamiento, ponerse en contacto con AGA o llamar al 012.

Los apicultores buscan el respaldo de los Concellos para combatir la velutina