El paso de “Qumaira” deja tras de sí nuevos edificios dañados, cortes de electricidad e inundaciones

Diario de Ferrol-2014-02-07-011-08d30307
|

Al igual que los temporales que la precedieron, la borrasca “Qumaira” dejó ayer un nuevo reguero de incidencias en las comarcas de Ferrolterra y Ortegal. Los vientos llegaron a alcanzar los 139,7 kilómetros por hora en el observatorio de Punta Candieira (Cedeira) y las persistentes lluvias fueron más intensas en la zona norte, con registros de agua acumulada de 25,3 y 24,6 litros por metro cuadrados, respectivamente, en Serra da Faladoira (Ortigueira) y Cariño. Para hoy está decretada alerta naranja en tierra y se suspenden las actividades en el exterior de los centros educativos.
En cuanto a las incidencias de ayer, en Ferrol, el viento arrancó a primeras horas de la tarde varias planchas de un tejadillo lateral en el edificio del Conservatorio de Música Xan Viaño, por lo que se suspendieron las clases.
También provocó, un día más, las ya habituales inundaciones en la carretera de Circunvalación a la altura de Herrerías y el Cantón de Molíns, así como en el túnel de la plaza de España.
Estas incidencias movilizaron a los bomberos del parque municipal de A Gándara, al igual que la retirada de árboles arrancados en viales del área rural. No obstante, otras intervenciones no pudieron ser atendidas por esta plantilla, porque se trataba de trabajos en altura –retirada de cascotes en fachadas– y el camión-escalera no está operativo desde hace tiempo.
Una de las llamadas a las que no pudieron hacer frente fue la solicitada desde Fene a raíz de la caída de un árbol de gran porte contra la fachada de un edificio de viviendas, por lo que tuvieron que desplazarse los bomberos del Eume. El suceso se produjo en la avenida do Concello y el árbol rompió un ventanal del segundo piso. Se procedió a su tala y retirada, junto con otro ejemplar con el que compartía la base, en previsión de que también pudiera ser arrancado por el viento. Además de los bomberos del Eume intervineron el GES de Mugardos, operarios del Concello y la Policía Local de Fene.
La borrasca también trajo aparejada una tormenta que dejó sin suministro eléctrico algunos puntos de la ciudad, como Esteiro y Santa Mariña. El apagón afectó a cerca de 1.200 clientes, pero en otras zonas se produjeron bajadas de tensión.
En Ponteudeume, los temporales de los últimos días y semanas han dejado inhabilitados dos viales públicos en la parroquia de Boebre. Se trata de los caminos de Insua y Camoucelo, que discurren al borde de los acantilados y en los que se produjeron desprendimientos de terreno a causa del fuerte oleaje.
Según informó el concejal eumés Javier Crespo, los responsables de Costas consideran que la recuperación de estas vías, que no conducen a ningún núcleo de viviendas, puede resultar complicada, por lo que barajan la opción de recuperarlas con muros naturales de piedra que impidan el avance de la erosión del mar o de desviarlas.
También en el municipio de Pontedeume, el temporal provocó la rotura del emisario del alcantarillado en la playa de Ber. Según Javier Crespo, el lugar de la incidencia fue inspeccionado por la empresa concesionaria de aguas y técnicos de Control de Vertidos, que decidieron acometer una reparación urgente en cuanto el tiempo lo permita.

Remolque del "ESnaad"
A pesar de la alerta roja, el buque de Salvamento Marítimo SAR Gavia inició ayer el remolque del barco “Esnaad 715”, que estaba a la deriva sin tripulación a 64 millas al norte del cabo Ortegal .
En torno a las 11.30 horas, dos técnicos de operaciones especiales de la Base Estratégica Fene y un rescatador descendieron desde el helicóptero Helimer 209 hasta la cubierta del barco siniestrado. La operación de descenso desde el aire revestía gran dificultad, debido a la adversidad de las condiciones meteorológicas, con vientos de 40 nudos y olas de hasta siete metros de altura. Con la asistencia del personal de Salvamento Marítimo a bordo del “Esnaad 715”, a las 12.20 horas se hizo firme el remolque. Se espera que el SAR Gavia llegue al puerto de A Coruña con el buque remolcado en el plazo de dos días.

El paso de “Qumaira” deja tras de sí nuevos edificios dañados, cortes de electricidad e inundaciones