La plataforma vecinal contra el cobro de la tasa de saneamiento canta victoria

centro cívico caranza charla saneamiento
|

Los vecinos de Caranza, un barrio beligerante contra el cobro de la tasa de saneamiento, conocieron ayer de primera mano la situación actual de este tributo, después de que el pleno extraordinario del viernes suspendiese la aplicación de la ordenanza, como paso previo a su derogación definitiva. Fueron convocados en el Centro Cívico por la asociación López Bouza. El recibo que estaba pendiente desde finales de julio (y que el actual gobierno local había ido aplazando a la espera de una solución jurídica que les permitiese su anulación) ya no se cobrará y el que se pasó a los vecinos (aunque muchos lo rechazaron) se devolverá. El Concello estudia ahora cuál es la fórmula adecuada para hacerlo, aunque lo más probable es que se realicen descuentos en los recibos del agua a partir del año que viene.
Bernardo Rego, presidente de López Bouza, recuerda los inicios de un movimiento vecinal que arrancó a finales del año pasado (cuando ya se recogieron las primeras firmas) y en el que fueron contribuyendo distintas organizaciones hasta constituirse en una plataforma que expresó en la calle una fuerte contestación a la tasa. “Empezamos con mesas y un megáfono que nos dejaban los de Fuco Buxán”, explica Rego. Ellos habían asistido a un pleno en el que se trataba la situación del mercado de Caranza. “Allí se empezó a hablar de la tasa de saneamiento y nos empezamos a enterar de que nos iban a cobrar sin estar conectados”, explica Rego. Así que en un encuentro de la directiva de la asociación “decidimos empezar a recoger firmas”.
Según avanzaron los trámites y se anunció el cobro del primer recibo el rechazo social fue en aumento. La plataforma la formaban todos los partidos políticos del arco municipal (menos el PP e IF), los sindicatos, asociaciones como Fuco Buxán, López Bouza o Adega, los vecinos que ya estaban protestando contra el modelo de saneamiento sin separación de pluviales y varias asociaciones de vecinos. En una primera reunión convocada en Sargadelos se sumaron también los ciudadanos más inquietos “para saber qué era lo que pasaba”, dice Bernardo Rego. “No se cabía”.
A las primeras alegaciones siguieron ya reuniones con abogados. El reservado del café Avenida fue testigo de cómo se concretó el modelo del recurso que después se presentó por Registro. La acción en la que se repartían estos documentos en la plaza de Armas, el 19 de febrero, fue la protesta más multitudinaria de estos meses. El sábado 14 de marzo se entregaron los mencionados recursos en el Concello en una medida que buscaba colapsar las oficinas y así llamar la atención respecto al conflicto. 
Mesas informativas, intervenciones en los plenos, concentraciones y otras acciones a pie de calle formaron parte de la agenda de las entidades sociales más implicadas. También se recurrió al Valedor do Pobo.
Con el cambio de gobierno se esperaba una pronta solución puesto que el propio alcalde, Jorge Suárez, y la socialista Beatriz Sestayo habían estado implicados en la protesta ciudadana. Las trabas venían dadas por el encaje legal de la derogación, toda vez que existía un informe favorable a su cobro por parte de Intervención. “Hasta que a alguien se le ocurrió coger a los técnicos e ir a mirar la EDAR”, apunta Rego. El informe que se elaboró tras esa visita, en el que se muestra que la depuradora no depura, se leyó ayer por la tarde en Caranza porque, según el presidente de la asociación López Bouza “es muy didáctico”. Con ese respaldo se procedió a la suspensión de la tasa en el pleno.
“Nosotros estamos satisfechos”, apunta Rego, que afirma que se trata “de una victoria ciudadana”. Además explica que no solo no se tenía que cobrar a los vecinos que no estaban conectados a la red (que era la base de su reclamación) sino que a quienes lo estaban, tampoco, porque el servicio de depuración no se prestaba ya que en Prioriño se vierte agua al mar sin haber completado el proceso de la planta y con una elevada carga contaminante.

el precio
Para la asociación López Bouza otro avance es que “se va a clarificar el coste” de un servicio por el que se cobraba una cantidad que los vecinos ponían en cuestión por elevada. Considera que las conclusiones de los técnicos de Aeopas que visitaron el lunes la EDAR y analizaron la documentación les dan la razón en este punto. Según explicaba el secretario general de la asociación, Jaime Morell, tras el prorrateo salía un coste por metro cúbico de 0,68 euros (y no 0,86 como publicó este diario ayer por error) cuando la media estatal la sitúan en el 0,30. “Estaba en unos parámetros muy altos”, dice Rego. Ellos no se niegan a pagar una tasa por el saneamiento (de hecho así obliga la ley) pero “cuando ya esté constatado que se depura y que se está trabajando bien” y con unos costes ajustados. La vigilancia al gobierno local actual, pese a todo, no la bajan. “Cuando empiece a funcionar la depuración veremos cómo lo afrontan”. 

La plataforma vecinal contra el cobro de la tasa de saneamiento canta victoria