Una vecina de Serantes espera siete años para ser atendida en la Unidad de Dolor

Unidad del dolor Mercedes Ayerbe
|

Desde hace siete años Mercedes Ayerbe esperaba ser atendida en la Unidad de Dolor. Ya ha tenido su primera consulta, pero esta no ha llegado hasta 2013 y no ha supuesto todavía tratamiento alguno. La demora continúa y entre tanto esta mujer de 76 años ha visto como su incapacidad aumentaba y se agravaba con una demencia que le puede impedir ahora ser operada.
La hija de Mercedes, Virtudes Carro, acumula cuatro reclamaciones, a las que reconoce que se le ha contestado muy amablemente, pero nada más, hay otras prioridades, le dicen.
Mercedes Ayerbe cuenta con un grado tres de dependencia y presenta diversas patologías, por lo que, como explica su hija, las consultas del neurólogo y reumatólogo –había sido ya operada de cervicales– la derivaron a la Unidad de Dolor. Entonces Mercedes utilizaba bastón para desplazarse; ahora se tiene que valer ya de una silla de ruedas.
En 2006, con el volante pertinente, inició su periplo. Esperó dos años y tras interesarse por la cita, le indicaron que pusiese una demanda en atención al paciente.  Así lo hizo en esa ocasión y de nuevo otros dos años después, hasta en cuatro ocasiones en total. Siempre, explicó, recibió una respuesta amable en la que le indicaban que existían otros pacientes con prioridad. 
En mayo de 2013 llegó la primera consulta en la Unidad de Dolor. En esta, el médico le aconsejó la realización de un bloqueo intrarticular de rodilla, como procedimiento de cirugía menor para paliar el dolor. Las listas de espera han hecho que hasta el momento no se haya producido todavía la llamada para fijar la fecha de intervención.
La hija de Mercedes, explica que a causa de sus limitaciones, desde la última consulta ha pasado a estar sentada en una silla de ruedas y su vida se ha visto limitada por el dolor y las dificultades para la movilidad.  Pero además, comienza a padecer demencia, por lo que la operación de la rodilla no se sabe si se podrá llevar a cabo, ya que, aunque es de tipo ambulatorio, requiere, indica Virtudes, una dura recuperación, a la que no se sabe si podrá hacer frente.
En enero presentó la última reclamación y le respondió el gerente de Xestión Integrada, Ángel Facio, indicando que “será chamada dende o propio servicio para a súa realización tan pronto como sexa posible, tendo en conta a prioridade e a data de inclusión na lista de espera”. Mientras, continúa el deterioro de esta paciente. n

 

Una vecina de Serantes espera siete años para ser atendida en la Unidad de Dolor