Manuel Pazo | “Hay alternativas para los trabajadores y para la fábrica”

Manuel Pazo
|

El presidente de la Asociación Eólica de Galicia, Manuel Pazo, asegura que las empresas del sector se encuentran en un momento crucial por los cambios en la regulación del sector. En su último balance, de 2020, la patronal señala que se produjo casi un 15% más de energía eólica y que esta ya representa el 18% del total generado en el Estado.

 

¿Cuáles son las perspectivas a corto plazo?

El objetivo es instalar en el próximo lustro 500 megavatios anuales. Es cierto que con la Covid, las modificaciones legislativas, el sistema de subastas y los fondos de recuperación europeos todo ha cambiado en muy poco tiempo. Cerramos 2019 con 400 nuevos megavatios, 2020 con 24 y este año esperamos estar entre 150 y 200, dependiendo de cómo evolucione todo. Estamos en una época de total incertidumbre. Pero el objetivo es alcanzar los 2.500 megavatios nuevos y superar el 86% de generación/consumo de energías renovables y llegar al 100%. En estos momentos hay entre 8.000 y 9.000 megavatios presentados en la Xunta, pero estamos en pleno proceso de planificación energética, en la que juegan un papel fundamental las directrices de la UE para la reactivación económica y que pasan por la transición energética.

 

En este contexto, Siemens Gamesa anuncia el cierre de la planta de As Somozas...

Evidentemente es una gran desgracia. Ahora las palas son cada vez más grandes y se ha buscado otra ubicación europea en Portugal para fabricarlas. Las concentraciones de empresas de los últimos tiempos han provocado la reducción del número de fábricas en Europa en un mercado que es global. También es cierto que desde hace una década se siguieron fabricando para Europa, pero en España no tuvimos mucha actividad propia, con el recorte de primas, etc., y el mercado interno se ha paralizado.   ¿Qué tenemos que ver como positivo? Que en los últimos 25 años tuvimos la mejor fábrica de Europa, y ahora lo que hay que hacer es buscarle un futuro a esa gente y a esa planta. Las instalaciones son buenísimas, hay un personal formado y en Galicia hay unas 14.000 palas instaladas que hay que reparar y mantener. Esas palas –unas 70.000 en España– tienen un ciclo de vida y hay que darles una solución futura, independientemente de que no se vaya a hacer un modelo de palas aquí.

 

¿EGA apuesta por una alternativa dentro del sector?  

Lo digo más desde el punto de vista personal. Hace mucho tiempo que se viene hablando del posible cierre de esa planta. Para nosotros es una desgracia porque además tenemos todo el proceso de fabricación de un molino en Galicia: palas, generadores, multiplicadoras, torres... Todos los componentes de un molino. En estos momentos, parece que la fábrica de As Somozas va a decrecer su actividad y no sabemos qué futuro va a tener. Desde la asociación apoyaremos cualquier iniciativa que pase por conservar los puestos de trabajo y todo lo que hay alrededor, pues no es solo la fábrica: es el transporte, los puertos de A Coruña y Ferrol, el PIB... Aparte de que se puedan o no seguir fabricando, hay otras posibles soluciones. En Galicia, por ejemplo, tenemos un parque eólico envejecido, de una media de 15 años, y hay que mantenerlo en condiciones. Por otra parte, debemos pensar qué va a pasar con todas esas palas antiguas que probablemente se puedan reparar, reciclar e instalar en otros países. Aquí se están desmontando parques antiguos y se están instalando en África o en Sudamérica, y se siguen construyendo aerogeneradores pequeños porque hay sitios en los que solo pueden ser así. Hay otras posibles salidas para esos profesionales y esa fábrica; lo que hay que hacer es buscarla, y sabemos que la Xunta lo está haciendo.

Manuel Pazo | “Hay alternativas para los trabajadores y para la fábrica”