“Seguro que el año que viene todavía será mejor”

Fernández – 27– celebra el título y recepción en la Diputación diario vasco
|


Retomamos la conversación al igual que finalizamos la última, hace poco más de mes y medio, tras hacerse con el título de la Copa de la Reina en OPorriño. Unas sinceras felicitaciones seguidas por la risa y el agradecimiento de Alicia Fernández, la canterana del Balonmano Narón, que viene de lograr el triplete en su primera campaña en las filas del Bera Bera de San Sebastián –además del trofeo y de la liga, a principios de campaña sumaron la Supercopa ante el Rocasa Gran Canaria, su “archienemigo” esta temporada–.

- Tras el título de Copa dependíais de vosotras para sumar la liga. ¿Cómo viviste las últimas jornadas?
- Había un poco de presión. Desde que volvimos de la Copa, a mi por lo menos se me hizo más largo ese tramo que el resto de la temporada. Nos quedaban pocos partidos pero sabíamos que no podíamos fallar, porque Rocasa tampoco lo estaba haciendo. Pero la verdad es que hemos terminado la temporada físicamente muy bien y nos ha ayudado también que las últimas jornadas ganamos a nuestro rivales de bastante, y se nos ha hecho más fácil el final de la liga. Eso, sin quitar el hecho de que cada semana era una tensión continua, y sabíamos que teníamos que estar muy concentradas.

- ¿Cómo se gestiona esa presión en un equipo como el Bera Bera, hecho para ganar?
- Es una presión que te impulsa hacia arriba. Aquí se han conseguido muchos títulos en los últimos años y yo creo que es una presión buena. Sabemos que aquí se piden resultados, que el objetivo es acabar la temporada con títulos, no pensamos nunca en no conseguirlos. También está claro que es una competición de mucho nivel y que se puede perder, pero la ambición siempre es la de ganar. Creo que esa presión es positiva

- Triplete. ¿Cómo te suena?
- Creo que seré más consciente a medida que pase el tiempo. En todas las competiciones que hemos jugado hemos ganado, menos en la Europea. Un año inmejorable y estamos muy muy contentas.

- Tres títulos para despedir, además, a unas compañeras muy importantes. ¿Pesarán esas marchas?
- Se retira Bea Fernández, Tania Yáñez y Matxalen Ziarsolo, la capitana, que ha estado lesionada gran parte del año, con 17 años en el club. Sabíamos que no podíamos terminar la temporada mal, que había que hacerlo con la liga para celebrar y para que tuvieran una buena despedida. Ahora, la media de edad baja mucho en el equipo. Se va gente muy importante pero el bloque se mantiene y hay muchas jugadoras que llevan muchos años en División de Honor y que están totalmente preparadas.

- Tu familia te acompañó en O Porriño y también en el último partido, ¿cómo fue el postpartido?
- Vinieron mis padres, mi hermana y mi madrina. La verdad es que fue el final de liga perfecto, porque jugábamos en casa, llenamos el pabellón, y fue absolutamente una fiesta y lo pudimos celebrar como más queríamos. A mis padres les picó el gusanillo, no iban a venir pero... el partido anterior fue en León y la gente les decía que cómo no iban a venir y al final se animaron.

- ¿Se trajo algo tu padre?
- Esta vez nada –tras la final de Copa, la medalla vino para Ferrolterra–, porque todavía no nos han entregado nada. Normalmente todas las cosas que gano, los recuerdos que tengo, los suelo enviar a casa, se los envío a mi madre y los van poniendo en mi habitación. Están todos juntos, me gusta guardarlos todos.

- Y sobre tu futuro, ¿sabes ya algo?
- Sí, ya hemos hablado. El club ha dicho que estaba interesado en que continuara. Todavía no se han hecho los contratos, ni hemos firmado ni nada, pero básicamente he dado mi palabra y está todo hecho. Ha sido un año muy bueno, evidentemente siempre hay que ser exigentes y te quedas con que hay cosas que quieres mejorar, pero seguro que el año que viene es todavía mejor. También tenía ganas de continuar aquí porque en Valladolid estuve solo un año y tampoco quiero tantos cambios. Prefiero estar adaptada a un sitio y no tener que volverme a adaptar a otro equipo y estoy muy cómoda con todas las compañeras.

“Seguro que el año que viene todavía será mejor”