El “Cantabria” regresa a casa por Navidad tras su despliegue por el Mediterráneo

Llegada del BAC Cantabria
|

Vuelta a casa por Navidad. Esa es la experiencia que vivió ayer la dotación del Buque de Aprovisionamiento de Combate (BAC) “Cantabria” que, tras salir el pasado 19 de agosto de la Estación Naval de A Graña para iniciar su despliegue en aguas del Mediterráneo al frente del operativo internacional contra el tráfico ilícito de personas “Eunavfor Med Sophia”, regresó ayer a la ciudad naval.
Su llegada, a las diez de la mañana, se realizó en el muelle número 10 de Navantia –base del buque–, donde familiares y amigos se encargaron de recibir por todo lo alto a la tripulación. Pancartas, banderas, globos y sobre todo muchas sonrisas fueron lo primero que vieron los integrantes del “Cantabria” al bajar del barco, siendo los niños los protagonistas de la jornada.
El comandante del buque, José María de la Puente, se refirió a la misión desempeñada durante estos más de tres meses como “muy positiva” y destacó que ha tenido una “dosis enorme de humanidad por tener que haber realizado el rescate de personas en la mar que estaban abocadas a una muerte segura”. En la operación, en la que por primera vez ha actuado como buque de mando uno que no fuese italiano con Javier Moreno Susanna a la cabeza, se realizaron 13 eventos de salvamento y rescate, en los que se auxiliaron a 1.199 personas, de los cuales 170 eran niños.
Además, otro de los hitos de esta misión fue que el “Cantabria” ha sido el primer buque de aprovisionamiento integrado en la fuerza naval y que este despliegue ha permitido que la UE haya proporcionado apoyo logístico a buques de la OTAN.
“Esta operación no es como las otras porque tiene una parte muy emocional en donde se ha encontrado con situaciones muy críticas de vez en cuando y que las hay que gestionar tanto de manera profesional como humana”, aseguró Fernández de la Puente, que calificó de “ejemplar” el comportamiento de la tripulación durante la misión. “Hemos tenido jornadas de 24 horas en las que desde el primero al último ha colaborado en los rescates y donde parecía que no había cansancio, algo que se manifestaba solo cuando finalizábamos cada operación”, destacó.
Asimismo, en relación a la felicitación del Papa el pasado 15 de noviembre en una visita al Vaticano, el comandante del buque aseguró que fue “muy emocionante, ya que el objetivo era acudir a la audiencia general que tiene los miércoles para lograr un fortalecimiento anímico después de unos días duros y fue mayor de lo esperado, ya que el Papa está muy sensibilizado con lo que está ocurriendo con esta crisis migratoria”, comentó.
El BAC “Cantabria” cede el relevo a la fragata Santa María, con base en Rota, en la operación “Eunavfor Med Sophia”, iniciada en 2015 con el objetivo de luchar contra las redes de tráfico de personas, prevenir flujos de migración irregular y evitar que muera más gente en el mar. Hasta la fecha se han rescatado más de 40.000 personas, detenido a 127 sospechosos de tráfico de personas y adiestrado a 201 miembros de la guardia costera libia. l

El “Cantabria” regresa a casa por Navidad tras su despliegue por el Mediterráneo