MAS cuestiona la negociación del convenio del naval para Ferrol

El portavoz de MAS, Juan Novo, durante una rueda de prensa el pasado septiembre | daniel alexandre
|

La organización de trabajadores Movemento Alternativo Sindical, con representación en las factorías de Navantia de la ría de Ferrol, ha criticado duramente las negociaciones del próximo convenio colectivo único entre empresarios y sindicatos, después de que estas fueran desbloqueadas tras la reunión de estos agentes con el Consello Galego de Relacións Laboráis y la patronal siderometalúrgica de A Coruña. Por medio de un comunicado dirigido a los trabajadores de los astilleros, MAS pone en duda la veracidad de las declaraciones del resto de representantes sindicales, asegurando que el acuerdo todavía está “muy verde”, una valoración muy diferente a la efectuada por las otras federaciones de industria, que según la organización habría sido de que “estaban a punto de caramelo”.
MAS señaló en el documento que “de todos los artículos del convenio colectivo único apenas una docena están apalabrados y la mayoría pendientes de acuerdos”, cuestionando así la positiva respuesta del resto de sindicatos.
El documento critica, además, que MAS no haya tenido acceso a la mesa de negociación “sin luz ni taquígrafos, donde seguramente el avance sea mucho mayor”, sugiriendo la posibilidad de pactos ocultos entre las organizaciones de trabajadores con representación mayoritaria y la patronal. De este modo, el sindicato ha señalado que, de una forma o de otra, los resultados de las negociaciones “tendrán que pasar por la mesa oficial”, puntualizando que “ahí es donde podremos poner blanco sobre negro a lo que nos traten de imponer”.

Similitudes con el IV convenio
Una de las críticas más duras reflejadas en el documento ha sido la similitud de la situación, de acuerdo con el sindicato, con la vivida durante la firma del IV convenio colectivo, un acuerdo que resultó anulado por la Audiencia Nacional tras las protestas de la CIG y CCOO. MAS elucubra que el nuevo convenio será “bastante similar al IV”, aunque “evitando aquellos puntos que provocaron el mayor rechazo de los trabajadores”, asegurando que quienes lo firmaron en su momento ”han aprendido la lección y han tomado cartas en el asunto”.
Este convenio, cuyo preacuerdo se asentó en octubre de 2013 y fue ratificado en septiembre de 2014, terminó siendo anulado tras la denuncia de la CIG y CCOO de que los firmantes –UGT, CSIF y cuatro de los cinco delegados de CCOO– no habían sido autorizados y que, por tanto, no era legítimo.
A pesar de todo desde MAS afirmaron estar dispuestos a participar y debatir lo que derive de las negociaciones, aunque también señalaron que no van a "asumir lo que venga impuesto". l

MAS cuestiona la negociación del convenio del naval para Ferrol