La familia de Caranza sin luz no puede asumir otro contrato

los afectados tienen que alumbrarse con velas luis polo
|

La familia de Caranza que permanece sin servicio eléctrico desde hace una semana no puede asumir el gasto de entre 2.000 y 3.000 euros que la compañía suministradora le dice que le supondrá una nueva contratación de un boletín de enganche, que lleva implícita la renovación de la instalación. Mientras tanto, el afectado, Jesús Bacelo, sigue llamando a diferentes puertas sin éxito, por lo que ya baraja la idea de presentar una denuncia en el juzgado.

Tras reiterados contactos con Endesa, con la que tenía concertado el suministro, y con Fenosa, la que se lo prestaba, ha tenido conocimiento de que su corte de luz consta como resolución voluntaria del contrato, cuando, asegura, nunca comunicó tal decisión a la compañía y que el único recibo que tenía pendiente de pago que ya abonó.

En vista de la situación, acudió a la Comisaría para denunciar los hechos y, según dijo, allí lo derivaron a Consumo, donde tampoco le dieron solución. Ayer se entrevistó con la concejala de Servicios Sociales, quien se interesó por el asunto, pero después le comunicó que no podía hacer nada porque constaba una denuncia en Menores por el hecho de que su hija de un año estuviese en una casa sin electricidad. Mientras tanto, la familia, integrada por seis personas, sigue a la luz de velas y candiles.

 

La familia de Caranza sin luz no puede asumir otro contrato