Muñoz Molina recibe el homenaje de su pueblo natal

2015010801015876651
|

  En el barrio de San Lorenzo de Ubeda (Jaén), junto a la Casa de Las Torres nombrada en algunas de sus obras, nacía y correteaba en su niñez el escritor Antonio Muñoz Molina, que ha recibido hoy el homenaje de su pueblo.

Justo antes de la presentación de su última novela, "Como la sombra se va", organizada por la Fundación Huerta de San Antonio y que ha tenido lugar en la renovada iglesia de San Lorenzo, se ha descubierto una placa en la fachada de la casa familiar.

La placa conmemorativa realizada y ofrecida por los alfareros Paco y Pablo Tito, muestra sobre un fondo verde la figura del escritor firmando en un libro y a un lado se puede leer un párrafo del Viento de la Luna: "En nuestra plaza las puertas solo se cierran a la caída de la noche, y en verano, mucho más tarde...Y el barrio se queda desierto y en silencio".

La presentación de su libro ha tenido lugar en la iglesia renacentista de San Lorenzo que abría sus puertas de nuevo este año, tras 80 años cerrada, y después de ver cómo entre sus ruinas, asentadas, según se cree, en una antigua mezquita, convivían personas sin hogar, vándalos, imágenes sagradas y talleres de pintores.

Precisamente el escritor se implicó mucho en salvar el monumento del abandono de sus muros, uniéndose a las iniciativas que desde hace décadas los ubetenses han llevado a cabo para que se recuperara, con concentraciones, pancartas, velas, camisetas, música, o perfiles en facebook, hasta que los tres hermanos Berlanga consiguieron sacarla de la lista roja del patrimonio, a través de la Fundación Huerta de San Antonio.

Ahora entre excavaciones arqueológicas, que la remontan a la época almohade, ya que está construida encima del adarve de la muralla, y se sustenta sobre la barbacana de la puerta de Granada, Muñoz Molina ha desgranado los entresijos de su último libro.

Precisamente en su libro "Como la sombra se va" hace un "ejercicio de defensa de las cosas fundamentales que no pueden perderse y que nos serán arrebatadas si no las defendemos".

Una obra en la que mezcla denuncia y recuerdos personales con críticas a los políticos y a la ciudadanía por su pasividad.

Muñoz Molina recibe el homenaje de su pueblo natal