Un tornado arrancó de raíz decenas de eucaliptos en la parroquia eumesa de Gunturiz

|

Decenas de eucaliptos de gran porte aparecieron arrancados de  cuajo ayer en el borde de una pista de la parroquia eumesa de Gunturiz y en un monte situado en las proximidades. Según confirmó Meteogalicia a este periódico, fue la consecuencia de un tornado que coincidió en el tiempo con una fuerte tormenta  en varias zonas de Galicia.
El fenómeno meteorológico se produjo a las dos de la madrugada, momento en el que los vecinos de la zona manifestaron haber escuchado un ruido atronador que duró unos pocos segundos. En principio desconocían qué había pasado, pero a primeras horas de la mañana pudieron comprobar que se había tratado de un tornado, que arrasó a su paso una gran cantidad de árboles y también una cuadra de ovejas, si bien los animales no sufrieron daños.
Los hechos ocurrieron en Gunturiz, una parroquia del municipio de Pontedeume situada en el límite con el de Monfero.
El tornado arrancó varias hileras de eucaliptos de grandes dimensiones que crecían al borde de una pista forestal y quedaron con las raíces al aire, todos tendidos en la misma dirección ocupando la totalidad de la calzada. Otro tanto ocurrió en un monte privado colindante de unos dos ferrados, en el que se vieron afectados dos o tres camiones de eucaliptos, según la información facilitada por la Policía Local de Pontedeume, que recibió las primeras llamadas informando de lo ocurrido a las siete de la mañana.
De inmediato se trasladaron al lugar de los hechos, comprobando la magnitud de lo ocurrido, por lo que se pidió la intervención de Protección Civil y de operarios del Concello, que durante toda la mañana se afanaron en la tada de los árboles que invadían la pista, que, evidentemente, estuvo cortada al tráfico.
La vivienda más próxima al lugar está situada a unos 150 metros y pertenece al dueño del monte arrasado.
Mandina, una vecina de la zona, relató a este diario el gran susto sufrido cuando a las dos de madrugada se despertaron con “un ruído enorme, que durou un minuto”.
Nunca antes habían vivido algo así y, después de comprobar el desastre, se alegraron de que al menos el fenómeno atmosférico no hubiese afectado a las casas.

Meteogalicia
El servicio de Meteogalicia no tenía registrado nada a esa hora, salvo una tormenta muy fuerte de lluvia y viento que se dejó notar en diferentes puntos de Galicia. Así, sobre las dos de la madrugada en la zona de Santiago se recogieron 12 litros por metro cuadrado en solo veinte minutos  y en la estación más cercana a Gunturiz, la del Marco da Curra, en Monfero, vientos de 63 a 64 kilómetros por hora.
De ahí que, en un principio, se pensase que lo ocurrido en la parroquia eumesa podría haberse tratado de un remolino, pero al comprobar las imágenes de los árboles arrancados de raíz en una banda de terreno no muy ancha se confirmó que esos resultados eran la consecuencia del paso de un tornado.
Para los vecinos se ha quedado en un gran susto, al margen de las pérdidas sufridas por la caída de unos árboles que fueron segados antes de tiempo.

Un tornado arrancó de raíz decenas de eucaliptos en la parroquia eumesa de Gunturiz