CCOO y UTG y la CIG pugnan por evidenciar más apoyos en las plantillas de las auxiliares

Votación en la asamblea para decidir si continuar o no con la huelga | d. alexandre
|

El enfrentamiento abierto entre las dos facciones sindicales –CCOO y UGT por un lado y la CIG por el otro– en torno al conflicto de las auxiliares del naval se dispone ahora en un nuevo terreno: el apoyo de las plantillas.
Las centrales estatales, que no apoyan la huelga, han dejado entrever en los últimos días, cada vez con más contundencia, que el presunto apoyo masivo a la movilización no es real. Creen desde CCOO y UGT que, conforme han ido avanzando las jornada de paro, un número cada vez mayor de operarios han dejado de ver en la huelga una solución real al conflicto.
“Nunca fueron una mayoría, pero es que ahora hasta los que la apoyaban se están dando cuenta de que ese no es el camino”, indicaron ayer responsables de la federación de Industria de UGT. En este sentido, creen que hay “una minoría muy ruidosa y movida”, pero recuerdan que de los más de 1.000 operarios que trabajan actualmente en Navantia, “apenas 300 mostraron su apoyo a seguir con la huelga en la última asamblea” promovida por la CIG. También desde estos sindicatos y los propios empresarios pusieron en entredicho la forma en que se realizó esa votación a las puertas de las antiguas Bazán y Astano.
“Jamás han hecho una votación en secreto, siempre es de forma pública, para que los que se oponen a sus tesis queden señalados”, criticó Carlos Gestido, gerente de Nervión Industries, cuyos empleados en Fene apoyaron unánimemente seguir con la huelga en la asamblea celebrada del pasado martes.


Por todo esto, desde hace días en UGT trabajan en la elaboración de un documento que recoja el malestar de aquellos trabajadores que se oponen a seguir con las jornadas de paro –ayer se cumplió el noveno día consecutivo–. Aunque todavía no se ha hecho oficial, desde el sindicato informaron que en él se recoge una voluntad mayoritaria a favor de parar la huelga y establecer un periodo de negociación.
“Está respaldado por trabajadores de forma individual y también por delegados sindicales de las auxiliares, incluso de los que pertenecen al sindicato convocante de la huelga”, explicaron desde la federación de Industria de UGT en Ferrol.
“Compañeros insolidarios”
Por su parte, la CIG, en la octava jornada de huelga, ha vuelto a calificar la movilización como un éxito y celebra la congregación masiva de piquetes a las puertas de las factorías. El sindicato nacionalista también recalcó desde el inicio del conflicto que contaban con el apoyo de militantes y delegados de los otros dos sindicatos en sus reivindicaciones.
Vicente Vidal, secretario comarcal de la CIG-Industria, restó importancia a esta campaña que CCOO y UGT van a promover con el apoyo de algunos trabajadores de las auxiliares, a los que calificó como “insolidarios” con el resto de compañeros. “A esos que van a sacar comunicados contra la huelga diciendo que quiere entrar a trabajar libremente, hay que recordarles que toda esta gente que lleva aquí ocho días quieren exactamente lo mismo, entrar a trabajar, pero con las mismas condiciones salariales que el resto”, señaló Vidal.
El portavoz de la CIG anunció que el próximo miércoles acudirán a la reunión de la mesa paritaria del sector naval, pero que lo harán sin desconvocar la huelga, un condición que la Asociación de Empresarios de Ferrol impuso desde un primer momento para que el sindicato pudiese participar activamente en ella.

CCOO y UTG y la CIG pugnan por evidenciar más apoyos en las plantillas de las auxiliares