Brasil devuelve simbólicamente su mandato al fallecido expresidente Goulart

La presidenta brasileña, Dilma Rousseff (c), conversa con el presidente del Senado, Renan Calheiros (d), y el presidente del la Cámara de Diputados, Henrique Alves (i), en Brasilia, donde el Congreso devolvió simbólicamente el
|

El Congreso brasileño devolvió hoy simbólicamente el mandato al fallecido expresidente Joao Goulart, depuesto el 31 de marzo de 1964 en un golpe militar que instaló una dictadura en el país hasta 1985.

La devolución simbólica del cargo fue celebrada en una ceremonia solemne de homenaje al exmandatario en el Congreso que contó con la participación de la presidenta brasileña, Dilma Rousseff.

La decisión se produce un mes después de que el Parlamento aprobase un proyecto, promulgado hoy, que anula la sesión legislativa de 1964 en la que el entonces presidente de Brasil fue despojado del mandato.

Los miembros del Congreso en la época destituyeron al presidente tras acusarlo de haber salido del país sin autorización del Legislativo pese a que Goulart estaba en el sureño estado de Río Grande do Sul negociando apoyos para resistir al golpe de Estado militar dado la víspera.

Durante la sesión fueron reproducidos vídeos y fotos del exmandatario, cuyos restos mortales fueron exhumados y sometidos a pericia el mes pasado para determinar si fue asesinado en 1976 como parte de la Operación Cóndor y cuando se encontraba en el exilio en Argentina.

En el acto, en el que también estuvieron presentes varios ministros, el hijo del líder izquierdista conocido popularmente como "Jango", Joao Vicente Goulart, recibió el diploma "Presidente de la República, Joao Goulart".

"La historia de Jango se coloca hoy por encima de los partidos políticos. Repito las palabras que dije cuando me despedí de mi padre por segunda vez (la semana pasada): la democracia venció", dijo Joao Vicente Goulart al recibir el diploma.

El senador Randolfe Rodrigues, uno de los relatores del proyecto que anuló la sesión legislativa de 1964, afirmó que la devolución simbólica del mandato "desenmascara un acto frívolo del Congreso Nacional que, en aquel momento, destituyó un presidente".

"La anulación de esa farsa no tiene efectos prácticos sobre los males practicados por la dictadura. No repara la tortura, los crímenes, todo lo que ocurrió en 21 años de dictadura. Pero trae el simbolismo de un rescate histórico", subrayó.

Los restos mortales de Goulart recibieron en noviembre pasado, 37 años después de su muerte en el exilio en Argentina, los honores fúnebres reservados para un jefe de Estado y que le fueron negados en la época por los militares que lo derrocaron.

Goulart murió en 1976 en un hotel de la localidad argentina de Mercedes supuestamente víctima de un ataque cardíaco, según consta en un certificado de óbito expedido sin la respectiva autopsia.

Esa versión fue desmentida hace cinco años por un antiguo agente del servicio secreto uruguayo, que aseguró que Goulart fue envenenado en el marco de la Operación Cóndor, afirmación que fue ratificada por otros agentes.

Esos testimonios y una petición de la familia, que siempre sospechó del envenenamiento, obligaron a la Fiscalía a abrir una investigación en 2007 para determinar las causas de la muerte y a solicitar la exhumación del cadáver.

Brasil devuelve simbólicamente su mandato al fallecido expresidente Goulart