El Racing cumple frente al Cacereño

|

El Racing sigue dando muestras de solidez y ayer sumó tres nuevos puntos en su casillero al imponerse con gran facilidad en el encuentro que disputó en el campo de A Malata ante el Cacereño, al que superó por un contundente marcador de 4-1. En los primeros minutos de la confrontación ninguna de las dos formaciones era capaz de hacerse con el control de la pelota, con constantes pérdidas, lo que provocaba que apenas se creasen oportunidades para marcar.
Sin embargo, el Racing se adelantó cuando solo se llevaban jugados seis minutos. Fue en un saque de esquina ejecutado por Pablo Rey, que cabeceó Borja Domínguez, en el primer palo, al fondo de la red.
Ese gol no hizo que las cosas variasen demasiado, ya que los dos equipos seguían con el mismo guion de combinar la pelota, lo que provocaba constantes transiciones hacia los dominios de los cancerberos.
Poco a poco, el Cacereño fue ganando un poco de terreno, mientras que el Racing trataba de aumentar su ventaja merced a la velocidad de sus puntas.
A los dieciocho minutos, llegó la igualada con un balón suelto que quedó en el área, la zaga no acertó a despejarlo y el defensa Mansilla lo envió lejos del alcance de Mackay.
Héber tuvo dos llegadas claras para volver a poner por delante al Racing, pero en ambas se “harto” de balón y no pasó el esférico a compañeros que estaban mejor posicionados que él.
En otro saque de esquina llegó el segundo gol local, al despejar hacia su propia portería el balón Mansilla, cuando se cumplía el minuto 22. El tanto hizo mucho daño a la escuadra extremeña, que empezó a conceder demasiadas llegadas y en una de ellas, Héber disparo desde el borde del área, colándose el esférico pegado al poste.
Con la cómoda ventaja racinguista de 3-1 se retiraron los jugadores a los vestuarios.

colegiado
En la reanudación, el choque comenzó con muchas imprecisiones y constantes interrupciones por parte del colegiado, que se quiso erigir en el protagonista del encuentro, con amonestaciones muy discutidas por los dos preparadores.
Poco a poco, el cuadro verde se fue haciendo con el control de la pelota y con llegadas más peligrosas al área visitante, buscando el tanto que le diese la tranquilidad definitiva en el choque.
En el minuto 66, llegó el premio deseado con un magistral lanzamiento de falta de Héber, que se coló por la escuadra.
A partir de ese momento, el partido se enfrió y los contendientes ya esperaban que pasasen los minutos para llegar al final del tiempo reglamentario.
El Racing tenía el control total del balón, jugando en todo momento cerca del área rival, pero sin encontrar las opciones claras de remate para incrementar su renta.
De esa forma, el choque acabó con el cómodo triunfo racinguista, que le permite aumentar su ventaja al frente de la clasificación por los tropiezos que sufrieron tanto el Guijuelo como el Logroñés.

El Racing cumple frente al Cacereño