Una victoria basada en la vuelta de la intensidad

El partido contra el cuadro vigués tuvo lances de mucha disputa por parte de los dos equipos | atlántico diario
|

Fue recuperar una mínima intensidad para que el Racing volviese a ganar. El triunfo sobre el Coruxo, además, acerca casi definitivamente al equipo ferrolano a la próxima edición de la Copa del Rey y, como explicó el técnico Miguel Ángel Tena al final del encuentro del pasado sábado, ese es un objetivo importante tanto para el club como para los jugadores. “Durante la semana traté de inculcarles a los jugadores la importancia de sumar los tres puntos en este encuentro y el trabajo ha sido muy bueno. En el partido, además, la intensidad ha sido muy alta”, apuntó.

El triunfo del Racing, unido a los resultados que se dieron ayer, lo deja en la sexta plaza de la tabla clasificatoria, empatado con el Valladolid B –en caso de empate, el filial pucelano lo superaría por tener un mejor “average” particular–. Incluso, el empate cosechado ayer por el Pontevedra en el feudo del Boiro hace que las cuatro primeras plazas, las que clasifican para la fase de ascenso a Segunda B, estén a solo cinco puntos de distancia. Así que, llegados a las dos últimas jornadas del campeonato liguero, el cuadro verde todavía tiene posibilidades de meterse en una fase de ascenso a la categoría de plata de la que perdió comba en el tramo inicial del torneo de la regularidad por el mal inicio realizado.

Últimas
Ahora, en las dos próximas jornadas, el Racing se enfrentará a dos equipos de la zona baja de la tabla clasificatoria. El primero que visitará el campo de A Malata será el Boiro, una escuadra que se mantiene entre los cuatro últimos clasificados, así que llegará al feudo de la ciudad naval con el objetivo de lograr una victoria que le permita llegar con opciones de salvación a la última jornada del torneo de la regularidad. Será el último encuentro como local de la campaña para el cuadro verde, por lo que tratará de despedirse de su afición hasta la próxima campaña con un buen resultado que alivie los sinsabores de una campaña excesivamente irregular.

En cuanto a la última jornada del campeonato, la Arandina será el rival ante el que el cuadro verde finalice el campeonato liguera. El cuadro burgalés ya está matemáticamente descendido, pero de la misma manera querrá acabar la liga regular de la mejor manera posible. Así que el cuadro verde intentará mantener la competitividad que demostró, por ejemplo, en el encuentro del sábado frente al Coruxo para, de esta manera, acabar la liga regular en la posición más alta que pueda después de una temporada complicada.

Una victoria basada en la vuelta de la intensidad