Romper barreras de discapacidad para el proyecto de lectoescritura “You can do it”

Diario de Ferrol-2016-05-08-005-8c052833
|

Juan Fernández, de 45 años,  vecino de Ferrol, de etnia gitana, nunca tuvo la oportunidad de aprender a leer ni a escribir. Su discapacidad visual y auditiva ha supuesto siempre una barrera que ahora empieza a fraccionarse gracias a la colaboración de una alumna del Grado de Educación Social de la Universidade de Santiago de Compostela, Rocío Castro Pombo.
Esta estudiante fue la tabla de salvación para uno de los anhelos de este hombre, aprender a leer y escribir. 
“You can do it” es el nombre de la iniciativa socioeducativa llevada a cabo por Rocío Castro para la materia de “Acción Socioeducativa nas Discapacidades”. La docente de esta asignatura, Yeshenia Vilas Merelas, planteó a sus alumnos una propuesta didáctica denominada “Grillos expresionistas”. La finalidad era sustituir el tradicional examen por la elaboración de un proyecto socioeducativo, con una persona con alguna discapacidad. Rocío Castro eligió a Juan Fernández, un desconocido para la alumna con el que se puso en contacto a través del centro especial de empleo Coregal.
Juan, como explica Rocío Castro, es una persona con discapacidad visual y auditiva –hipoacusia leve y ciego de un ojo–y de etnia gitana “por lo que sufre una exclusión  doble”. Nunca tuvo la oportunidad de aprender a leer y escribir e incluso estuvo entre rejas unos meses por conducir sin carné “ganándose la vida con una furgoneta para la venta ambulante”. Desde ese día, como cuenta la autora del proyecto, “supo que tenía que aprender a leer y escribir para poder sacarse el carné y ese fue su objetivo”.
La aparición en su vida de esta estudiante fue su oportunidad. Así, comenzó el diseño de un proyecto de iniciación de cinco semanas, en el cual pretendía enseñarle lo básico –las letras y sus fonemas– e informarlo de los recursos de los que disponía a su alrededor y que podían ayudarlo. Esto fue “You can do it”, una iniciativa a la que Rocío se encargó de buscar continuidad.
De este modo, indica ella misma, “después de tocar varias puertas –centros socioculturales, secretariado gitano– hablé con la trabajadora  de Cogami y le expuse mi trabajo con Juan por si ellos querían continuar con él”.
Tras una entrevista para conocer al beneficiario del proyecto socioeducativo, aceptó continuar, coordinándolo con la propia Rocío Castro.
Poner en marcha esta propuesta no fue fácil ni para Juan ni para Rocío. Esta comenta que las principales dificultades fueron básicamente buscar a una persona que continuase con el proceso, así como encontrar material adaptado para trabajar la lectoescritura con adultos.
La labor continúa y esta estudiante se encuentra buscando ahora el soporte que necesita para mejorar la visión de su pupilo. Se trata de unas gafas que mejorarían su proceso de aprendizaje, porque su vista se cansa   y su campo de visión es más reducido.
Pero el proyecto de esta alumna de Educación Social no ha concluido y precisa voluntarios que puedan dar la cobertura horaria que Juan necesita. Por eso, explica, cualquier persona que se vea capaz y tenga interés por donar parte de su tiempo en una iniciativa de este tipo puede ponerse en contacto con la entidad en la dirección youcandoitferrol@gmail.com.
Más allá del resultado académico de esta actividad, Rocío Castro se llevó muchas sensaciones y momentos de su trabajo con Juan. Así, esta estudiante reconoce que “ que te encomienden la tarea de mejorar la vida a alguna persona cuando, a veces, no eres ni capaz de mejorar la tuya no es fácil y crea cierto nerviosismo” pero una vez iniciado el trabajo la situación ha cambiado bastante y de este modo indica que “conocer a Juan, ver lo apasionado que es por la vida, por mejorarse cada día es lo que hace que todos tus problemas se aparten y que emprendas un camino, acompañándolo y ayudándolo en su aprendizaje” .
Lo que Juan ha dejado en ella se traduce en “un espíritu libertario, un canto a vivir la vida al máximo, en todo su esplendor y disfrutando cada minuto”.

Romper barreras de discapacidad para el proyecto de lectoescritura “You can do it”