A Coruña es el cuarto municipio gallego con más superficie de costa urbanizada

los edificios de monte alto a escasos metros del mar y de la playa del matadero quintana
|

A Coruña forma parte del informe anual que presentó esta semana Greenpeace en el que se analiza el nivel de destrucción del litoral en España. Según el documento de la asociación ecologista, el municipio coruñés es uno de los más urbanizados de Galicia, si se tiene en cuenta el valor del porcentaje de superficie de costa construida en los primeros 500 metros de costa.

Greenpeace asegura que A Coruña presenta un 69% de su litoral urbanizado. Por delante, los primeros puestos de la lista de los cinco municipios gallegos con mayor superficie de costa construida los ocupan Nigrán, con un 71%, y Vigo y Pontevedra, con un 70% cada uno de ellos. Por detrás de A Coruña, la entidad ecologista sitúa al municipio coruñés de Fene, con un 68% de su superficie ocupada.

No son los únicos datos del informe de Greenpeace que hacen referencia a la ciudad y a su área metropolitana. Al contrario que en A Coruña, la asociación incluye en su lista de los municipios que menos han construido en su primera línea de costa al de Arteixo. El ayuntamiento vecino forma parte de las 155 localidades costeras menos urbanizadas de España. Es único de la comarca coruñesa que supera la prueba de la ONG medioambiental, que desde su fundación en Canadá en 1971 ya publicó 13 ediciones del informe sobre el nivel de destrucción de la costa española.  

Aunque, de acuerdo con el estudio, el nivel de ocupación de la costa entre 1987 y 2005 decreció en la provincia coruñesa, en el informe Greenpeace llama la atención sobre los efectos en el litoral gallego de cambio climático. Aseguran que la comunidad verá aumentado su nivel medio del mar hasta 35 centímetros, asdemás de su cota de inundación y de rebase.

En el documento que se dio a conocer en la última semana también alertan de que los impactos probables afectarán a las playas, con la desaparición de arenales. En cuanto a los diques, advierten de la necesidad de aumentar las estructuras en talud en el caso de los que están expuestos al oleaje exterior.

baja protección

Aseguran que el hecho de que tanto el litoral de la ciudad presente un alto porcentaje de ocupación es consecuencia de la propia morfología irregular. En Greenpeace consideran que la nueva Ley de Costas, en lugar de favorecer la reserva de la costa, permitirá nuevas formas de explotación, convirtiendo este espacio natural en una nueva superficie para el “desarrollo económico”.

En A Coruña, hay zonas que cuentan con su propia protección, como es el caso del entorno de la Torre de Hércules, un espacio natural garantizado gracias a la presencia del monumento declarado Patrimonio de la Humanidad de la Unesco en 2009. De hecho, la presencia del faro romano obligó a modificar los planes de anteriores gobiernos locales para levantar a escasos metros de la Torre cinco torres de viviendas. La solución propuesta por el Ayuntamiento para compensar a los promotores con derechos sobre estos terrenos, ubicados en el Agra de San Amaro, pasa por trasladar la edificabilidad de este espacio a la cantera de Adormideras, a través del nuevo Plan General, en vigor desde julio.

A Coruña es el cuarto municipio gallego con más superficie de costa urbanizada