Arde un edificio de la calle María en el que residían okupas desde hace meses

|

Diferentes puntos del centro de Ferrol se llenaron ayer de humo a raíz de un incendio sucedido en el número 12 de la calle María. Un particular fue quien dio aviso a las 20.12 horas al servicio de Emergencias, quien lo puso en conocimiento de la Policía Local –primeros en personarse y cortar el tráfico en diferentes vías como la Lugo–, Bomberos –al lugar se desplazaron tres camiones, uno de ellos escalera–, Policía Nacional y una ambulancia medicalizada.
El humo comenzó en el tercer piso del edificio, que se encuentra abandonado, y pronto los viandantes y agentes de la Policía Local se percataron de que había un hombre en el portal que no podía salir debido a que se encontraba cerrado con un candado. Los vecinos del edificio de al lado, que bajaron a la calle alertados por el humo, indicaron que desde hace meses la vivienda está siendo ocupada continuamente y que ya han remitido al Concello en varias ocasiones numerosas quejas sin apenas respuesta.
El hombre que se encontraba dentro del edificio en ese momento fue liberado por los Bomberos en cuestión de minutos y pudo salir por su propio pie. Muchos de los allí presentes comenzaron a barajar la idea de que se tratase de un ajuste de cuentas y que hubiesen encerrado a la víctima, que fue atendida por los servicios médicos aunque no presentaba síntomas de intoxicación.

Durante una hora, los Bomberos estuvieron intentando sofocar el incendio en el que las llamas invadieron el tercer –lugar del foco– y segundo piso, por lo que pasadas las nueve de la noche el Concello declaraba como controlado el suceso aunque no extinto, debido a que a las diez todavía continuaban trabajando los efectivos.
“Ahora vamos a comprobar, sin humo, si hay más personas en el interior, aunque el hombre que salió aseguró que no. El problema es que las viviendas están sin suelo, sobre todo el tercero. Vamos a quitar el tejado de uralita para poder acceder y tenemos que controlar que no haya paso de vigas entre los dos edificios colindantes”, aseguró el bombero cabo de guardia, Santiago Troitiño. Las labores estaba previsto que continuasen durante horas para refrescar el edificio y evitar que el fuego apareciese de nuevo.

Decenas de curiosos se acercaron al lugar, debido a que el humo llegaba hasta zonas como Amboage. Uno de los que allí se personaron fue el propio alcalde, Jorge Suárez, que celebró “a rápida actuación dos corpos de seguridade e que non haxa ningunha vítima”, al mismo tiempo que quiso recordar que “o mantemento dos edificios por parte dos propietarios é básico para que non sucedan este tipo de accidentes, incidiremos nesa cuestión porque por desgraza non é o único edificio que está en mal estado no centro histórico de Ferrol”, destacó.
Los vecinos del piso contiguo, finalmente, fueron acompañados por uno de los bomberos para recoger algunas de sus pertenencias en casa y fueron realojados en el Hotel Carrís Almirante, unos, y otros se desplazaron a casas de familiares, debido a la cantidad de humo existente en la vivienda que imposibilitaba la estancia en el inmueble.

Arde un edificio de la calle María en el que residían okupas desde hace meses