lll

Recibe cada mañana las últimas noticias. REGISTRARME

Recibe las noticias desde Telegram. ÚNETE

Las talas indiscriminadas destrozan la zona rural

Diario de Ferrol-2016-04-10-007-fb9c4e7f

El mal estado en el que quedan caminos, montes y muros tras las talas de eucaliptos en la zona rural de Ferrol ha sido denunciado en numerosas ocasiones tanto por entidades vecinales como por propietarios de parcelas. Ahora, y como ya han hecho otras veces, se suma a estas demandas de reposición del estado natural del monte la Traída de Aguas de Valón, un colectivo que se surte de los manantiales situados en las vertientes de los montes “A Piqueira” y “Montepedroso” de esta parroquia ferrolana y que deben acceder a estos por caminos y montes de eucaliptos, donde la extracción de madera parece tener inmunidad, por encima de los derechos de la zona rural.
La Traída se ve afectada no solo por la destrucción de caminos, senderos y muros sino también por el hecho de que sus tuberías están soterradas y continuamente han de proceder a la limpieza de la zona y el relleno con el fin de evitar la rotura de las canalizaciones.
De los caminos para paso peatonal en el monte se ha pasado a contar casi con carreteras, abiertas por los tractores sin que los responsables procedan a volverlos a su estado natural después de proceder a la retirada de la madera.

normativa
El marco normativo, como recuerdan los vecinos de Valón, está ahí, en la “Ordenanza Municipal reguladora de Actividades nos Montes” de 2008  y el artículo 16 explica que “a persoa física ou xurídica que figure como titular da solicitude de autorización de corta, estará obrigado a asumir os custes da reparación dos estragos producidos nas vías, ou nas estruturas anexas, así como á retirada dos restos procedentes das operacións de tala, carga e almacenamento”. Sin embargo, mientras en otras zonas de la comarca –Cedeira o Cerdido– los maderistas depositan fianzas para paliar los posibles destrozos, en Ferrol, a juzgar por el estado de los montes, no parece ser así aun cuando también se contempla en la ordenanza –en el artículo 15 se recogen fianzas entre 450 y 6.000 euros, según el volumen de la corta–.
El Concello anunció también la vigilancia por parte de la Policía Local de la limpieza y retirada de los restos de las talas, algo que todavía no han visto los vecinos de Valón.
La falta de limpieza no solo afecta al tránsito vecinal sino que  es la causante de inundaciones en invierno, con la creación de nuevos cauces de las vertientes de las aguas, que se ven obligadas a buscar una salida, y de incendios en la época estival.

Las talas indiscriminadas destrozan la zona rural

Te puede interesar