O Parrulo se viene arriba

fútbol sala entre O Parrulo y el Levante
|

O Parrulo ha acallado las voces de quien hace ya algún tiempo lo daban por desahuciado. Sumar seis de los últimos nueve puntos en juego ha permitido a la escuadra departamental no solo abandonar no solo abandonar la última posición de la tabla, sino mirar la clasificación con optimismo. Tras muchas semanas hundido en un pozo, el hecho de que ahora solamente lo separen tres puntos de los puestos de permanencia y que, además, sus dos próximos rivales sean, precisamente, esas dos escuadras que lo anteceden –Peñíscola y Santiago Futsal, por orden cronológico–, ha renovado los ánimos de los de Diego Ríos, que por primera vez en los últimos meses comienzan a depender solo de sí mismos para aferrarse a la categoría.
Las cuentas empiezan a salirle a los ferrolanos, que se ven capaces de retomar el vuelo en las nueve jornadas que le faltan a la liga regular. Pero conseguirlo pasa, en buena medida, por el botín que saquen de esos dos encuentros que se avecinan. El primero, esta tarde a las 18.00 horas ante el Peñíscola RehanMedio, marcará la diferencia entre meter a otro rival directo en la lucha por la salvación; o ver cómo se le escapa definitivamente un adversario del que ahora está a cinco puntos. 
Un rival que, al contrario de lo que le sucede a O Parrulo, que vive su mejor momento de la campaña –"sabíamos que iba a llegar por estas fechas, como otros años", reconoce el técnico, Diego Ríos–, está sumido en una pequeña crisis de resultados. Los valencianos nunca fueron especialmente regulares, pero en los últimos tiempos acumulan demasiadas derrotas, y eso los ha llevado a verse más cerca del descenso que de la zona tranquila. Ahora tratan de revertir esta situación ante O Parrulo en un duelo en el que el conjunto ferrolano espera que la presión y la ansiedad corra a cuenta de los anfitriones. 
Ese será el primer argumento que el conjunto ferrolano trate de exprimir en una contienda en la que sus protagonistas –al menos los departamentales–esperan que poco tenga que ver con la de la primera vuelta. Entonces, aunque fue superior en todo momento, el Peñíscola no logró empatar hasta los últimos instantes, cuando O Parrulo contaba ya con el triunfo. Ahora, los ferrolanos esperan no ofrecer tantas facilidades y confían en que su imagen se asemeje más a la de las últimas jornadas. 
Que su rival esté en horas bajas puede ser, según lo sepa gestionar O Parrulo, un arma de doble filo. Los de Ríos han de evitar que su rival convierta las ganas en intensidad y sí en ansiedad porque, de lo contrario, el Peñíscola cuenta con argumentos para darle más de un disgusto. Sobre todo en las transiciones, "pues es un equipo muy agresivo y rápido". Un conjunto que, eso sí, está adaptándose a un cambio de sistema. Los anfitriones solo han ganado un partido esta campaña en su feudo; los ferrolanos nunca lo han hecho fuera de casa. La estadística ha de cambiar forzosamente para uno de ambos.
Para el duelo, O Parrulo contará con las bajas de Cristian Rubio, que recayó de la dolencia que lo aquejó en las últimas semanas, y Chicha.l

O Parrulo se viene arriba