La Xunta prorroga el dispositivo antiincendios hasta el 12 de noviembre ante el tiempo seco

Árbol calcinado por uno de los incendios de Os Ancares | aec
|

La Xunta ha vuelto a prorrogar hasta el día 12 de noviembre el dispositivo antiincendios ya ampliado con anterioridad para evitar nuevos fuegos, ante la previsión de que en los próximos días habrá tiempo seco, soleado y sin lluvias, según la conselleira do Medio Rural, Ángeles Vázquez.

Por su parte, la conselleira do Mar, Rosa Quintana, comunicó que en los controles realizados en la mañana de ayer en las rías de Vigo, Pontevedra y Arousa, así como en acuíferos próximos a las zonas en las que se declararon los incendios el 14 y 15 de octubre, no se ha reportado “ningún tipo de vertido”.

Las conselleiras hicieron estas declaraciones durante una visita a Ventosela, en Redondela, donde supervisaron las labores de inspección encaradas a evitar el arrastre de cenizas de los incendios hacia los bancos marisqueros en esta parroquia, una de las zonas más vulnerables y donde se están centrando los controles, junto a las desembocaduras de los ríos Miñor y Verdugo.

La investigadora del Centro de Investigación Forestal de Lourizán Cristina Fernández fue la encargada de informar a ambas de que en estos momentos los técnicos están realizando una evaluación –mediante una recogida manual de muestras– del nivel de afección y severidad en puntos concretos del monte arrasado por los fuegos.

En relación con ello, explicó que “solo en los casos más extremos” será necesario actuar, ya que hay que ver qué capacidad de regeneración tiene la vegetación, lo que “previsiblemente” se dará. En todo caso, sostuvo que “a pesar de la presión para actuar, en realidad van muy adelantados” y se llegó a este momento “catastrófico, sabiendo qué hacer”.

Actuar con “sensatez”

En este sentido, Vázquez remarcó que si no se actúa “con sensatez” y con el asesoramiento de técnicos, las actuaciones pueden resultar contraproducentes “aunque se actúe de buena fe”. Por ello, explicó que lo primero que han hecho los profesionales ha sido parametrizar el área para tener una visión “clara” de las zonas afectadas. Después, han empezado a recoger muestras para determinar en cada zona si el fuego pasó con rapidez –y por tanto con baja afección– o si perduró en el tiempo, así como comprobar si ese lugar ya se vio afectado en el pasado por otro incendio.

A partir de ahí, se concretará en qué zonas conviene echar paja para evitar la erosión o el arrastre de cenizas, “siempre de forma coordinada y controlada y con asesoramiento técnico”, y en cuales no; y en qué lugares se deben colocar barreras geotextiles, naturales o de otro tipo.

Por su parte, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, pidió que desaparezca “la percepción de que prender fuego sale barato” en relación a la ola de incendios que afectó a la comunidad gallega y que se saldó con cuatro víctimas mortales. Feijóo calificó “las acciones simultáneas” para quemar Galicia, Portugal y Asturias de “terrorismo ambiental”. “Queremos justicia. Aquellos que queman el patrimonio ambiental y acaban con la vida de cuatro personas en Galicia han de pagar”, reclamó el presidente gallego durante un acto en Madrid.

La Xunta prorroga el dispositivo antiincendios hasta el 12 de noviembre ante el tiempo seco