El procesado por el atropello mortal de Cedeira declara por un presunto alzamiento de bienes

|

El constructor de Cedeira Maximino Caruncho Pérez, en prisión preventiva desde el pasado mes de agosto por el atropello mortal de su vecino Juan José García Cheda, prestó declaración el pasado lunes ante el juez de Ortigueira por un presunto delito de alzamiento de bienes. Se le responsabiliza de haber realizado ventas de propiedades suyas con la supuesta intención de eludir los embargos solicitados por la representación de la víctima para garantizar las indemnizaciones que correspondan.

Según la información a la que tuvo acceso este periódico, el imputado declaró ser consciente de que en septiembre de 2012, en el sumario por el presunto homicidio se le impuso una fianza de 165.000 euros como medida cautelar para asegurar las eventuales responsabilidades civiles que pudieran surgir. Indicó, asimismo, que no pudo prestar la fianza en efectivo, por no disponer de ese dinero y porque no le concedieron un aval bancario.

Maximino Caruncho explicó que su empresa constructora atraviesa por una mala situación por lo que necesitó vender algunas fincas de su propiedad para poder pagar a sus empleados. Uno de los predios se lo vendió a su hija y otro al hermano de una empleada suya.

Caruncho precisó que en modo alguno tenía intención de colocarse en situación de insolvencia y que tiene patrimonio suficienta para asegurar la suma impuesta como fianza.

A preguntas de las partes, reconoció que es posible que desde agosto su hijo, al que le otorgó un poder, hubiese podido enajenar algún otro bien, como es el caso de algún piso de una promoción inmobiliaria.

Maximino Caruncho también fue interrogado sobre el atropello mortal e insistió en que fue el peatón el que cruzó en diagonal desde la derecha y que no pudo evitarlo.

Por este hecho, el imputado será juzgado por tres magistrados de la Audiencia Provincial de A Coruña por un presunto delito de homicidio o asesinato.

En un informe de la Guardia Civil se apunta como “muy relevante” de la posible intencionalidad del atropello la enemistad existente entre Caruncho y el fallecido, que lo había denunciado por problemas con unas obras.

 

El procesado por el atropello mortal de Cedeira declara por un presunto alzamiento de bienes