El grupo cuenta con solo cuatro campos de hierba artificial

Valladolid, 18/5/2014. Real Valladoldi - Somazas en los Anexos del Estadio Jose Zorrilla. Foto Ricardo Otazo.
|

Redacción
Ferrol

En el momento de la confección de los cuatro grupos de Segunda B, los dos representantes de la comarca, Racing y Somozas, mostraban sus preferencias por estar encuadrados en la misma zona geográfica de competición que el año anterior, no teniendo así  que cruzarse, entre otras, con las escuadras madrileñas, una de las posibilidades.
Entre los argumentos que se esgrimían, tres eran los principales. En primer lugar, porque los desplazamientos serían más cortos. Además, porque la práctica totalidad de los enfrentamientos se disputarán por la tarde, ya que solo el Celta B suele jugar alguno en horario matinal y, por último, porque los terrenos de juego son mejores y con menos superficies artificiales.
En este aspecto, en cuanto a los diferentes escenarios en los que van a disputar sus enfrentamientos tanto el cuadro ferrolano como el somocense, la gran mayoría, dieciséis, son de hierba natural y solo cuatro sintéticos, una circunstancia más favorable para los futbolistas.
El Racing se encontrará con uno de esos campos artificiales en su estreno liguero, ya que mañana se va a medir al Langreo en el feudo asturiano del Nuevo Ganzábal, un terreno de juego que ya visitó hace varias temporadas con motivo de su participación en la Copa del Rey. A estas alturas, ese desplazamiento será, sin duda, más llevadero que a finales de año, ya que las instalaciones se encuentran en un valle con condiciones meteorológicas bastante duras.
Dos de los equipos castellano-leoneses también cuentan con un feudo sintético, el del Guijuelo, que ya conocen muy bien los jugadores racinguistas, pero que van a visitar por primera vez los pupilos de Míchel Alonso. Por su parte, el Valladolid B juega en un campo complicado, ya que no es  de hierba de última generación, como pudieron comprobar los futbolistas del Somozas durante la eliminatoria de ascenso que disputaron allí.
El otro escenario artificial es el del único conjunto cántabro que queda en la categoría, el Tropezón, que juega sus confrontaciones en Santa Ana.
En el otro lado, están campos con excelentes instalaciones y con graderíos para grandes entradas, como los del Burgos, Cultural Leonesa, Zamora, Real Oviedo o Real Avilés, a los que hay que añadir La Condomina, del Murcia, después de que el juez determinase levantar la suspensión cautelar, por lo que el equipo pimentonero jugará en el grupo primero de Segunda B. n

El grupo cuenta con solo cuatro campos de hierba artificial