El gobierno espera recuperar la unión de la izquierda para sacar adelante los presupuestos

El alcalde, Jorge Suárez, confía en poder abordar este mismo jueves el texto económico en el pleno | daniel alexandre
|

Las críticas a los cuatro días para el análisis del documento de los presupuestos de 2018, la falta de informe del secretario municipal y el evidente retraso en la presentación de las primeras cuentas municipales del mandato podrían superarse si el gobierno local está dispuesto a incluir una serie de cambios en el documento, planteados explícitamente por el BNG y secundados por el PSOE. Así las cosas, el ejecutivo de Jorge Suarez podría volver a unir a aquellos grupos que le dieron su apoyo en la investidura para aprobar los presupuestos, incluso esta misma semana.
El pleno, como anunció ayer el regidor, Jorge Suárez, se convocará, en principio, para el jueves y se incluirán las modificaciones pactadas con el BNG y que secundan los socialistas, al tratarse, básicamente, de la inclusión de proyectos que ya cuentan con el apoyo plenario de la mayoría de la corporación.


Más lejos del visto bueno se encuentran el PP y Ciudadanos, que, además de la crítica a las formas en la presentación del presupuesto y de la falta de informe de Secretaría, ven en la inclusión del proyecto de la plaza de Armas, sin aparcamiento subterráneo, el mayor escollo para poder decir sí al texto económico.
Los presupuestos fueron dictaminados ayer en comisión de Facenda, aunque ningún grupo quiso posicionarse sobre su voto a expensas de la documentación que falta por aportar.


El alcalde, Jorge Suárez, aseguró ayer, pese a las críticas sobre la falta de negociación del texto presupuestario, que “nós sempre dixemos que buscariamos aprobar os orzamentos coa maioría dos votos e dos que nos apoiaron na investidura e estamos abertos á negociación, para engadir as incorporacións dentro dos límites legais destes investimentos”.

Suárez se mostró confiado en que “o BNG e o PSOE van estar colaborando na búsqueda de esa aprobación orzamentaria” y aunque es consciente de la falta de apoyo del PP , hizo un llamamiento “á abstención, para favorecer a aprobación e sacar adiante un documento que non vai contra ninguén senón que busca os maiores investimentos posibles”. También indicó que la edil no adscrita Esther Leira podría apoyar el texto “porque se conseguimos un acordo de esquerdas, ela podería acompañar co sentido do voto”.


El debate en la comisión de Facenda, que se prolongó durante dos horas, no dejó fijadas las posturas finales, aunque de tenerse en cuenta las propuestas de modificación del borrador del presupuesto, el portavoz del BNG, Iván Rivas, fue el más claro al garantizar su apoyo. Serían cuatro las condiciones para este voto nacionalista favorable: la eliminación de la consideración como créditos ampliables en la base 13ª de las bases de ejecución del presupuesto, la incorporación del superávit en los presupuestos como créditos destinados a inversión, incorporación de la diferencia entre el coste de la tasa de depuración y la cantidad incluida en el presupuesto e incorporación de inversiones como el muro y pasarela de Santa Mariña, mercado de Caranza, pista de Mandiá y rehabilitación de Recimil.


La concejala no adscrita Esther Leira –que formó parte del gobierno– también planteó en la comisión una serie de propuestas –partida para los presupuestos participativos, mayor financiación de obras en viales, cuantía de en torno a un millón para zona rural y desaparición de las subvenciones nominativas frente a la libre concurrencia que, tal y como explicó al término de la comisión, “non foi aceptada ningunha”. Aunque apunta que puede asumir las propuestas de otros grupos, considera que “o programa de esquerdas, e concretamente de FeC, non aparece por ningunha parte neste documento”, por lo que se reservará para el pleno.

El gobierno espera recuperar la unión de la izquierda para sacar adelante los presupuestos