El PSOE dice que no se va a molestar en participar en el “teatrillo” de la reforma

|

El secretario de Organización del PSOE, César Luena, dejó claro ayer que su partido no se va a “molestar” en participar en el “teatrillo” de la reforma electoral para la elección directa de alcaldes, que el Patido Popular –dice– ha hecho a su medida con un planteamiento “tramposo, ventajista y chapucero”.

Luena aseguró que el PSOE no entrará en las negociaciones con el PP en los términos en los que plantea esta reforma y lo dijo un día después de que la Diputación Permanente del Congreso rechazara la petición socialista y de otros grupos para que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, explicara en la Cámara su propuesta.

Por su parte, el coordinador federal de IU, Cayo Lara, garantizó ayer que van a dar “la batalla social” contra la elección directa de alcaldes que prevé aprobar en solitario el PP y dijo que “es probable” que no participen en ningún tipo de conversación que suponga “degenerar la democracia” en España.

Lara se pronunció así en un receso de la reunión de la Comisión Ejecutiva Federal celebrada en Toledo, por primera vez fuera de Madrid. El coordinador general de IU avisó de que la reforma electoral propuesta por el PP para garantizar la elección directa de alcaldes supone “el caciquismo vuelto a los ayuntamientos” y es, a su juicio, “lo más contrario a los principios democráticos”.

Por ello, subrayó que darán “la batalla social” para que los ciudadanos “tomen conciencia” de lo que supone esta modificación de la ley: una “degeneración” de la democracia y una voluntad de mantenerse en el poder para que “no se desprivaticen los servicios que tienen privatizados”.

negocio de unos cuantos

“Para que no se acabe el negocio de unos cuantos”, advirtió Lara, quien también hizo un llamamiento al resto de partidos para que “se mojen” contra esta reforma porque no se puede “avalar ni por activa ni por pasiva el pucherazo inmenso”.

A su juicio, se trata de un “golpe de estado a la democracia municipal” a través de “retorcer las leyes” para que “sean favorables a mantener el chiringuito de poder ilegítimamente por parte de los gobernantes del PP”.

El PSOE dice que no se va a molestar en participar en el “teatrillo” de la reforma