FIMO despide a cinco de sus nueve empleados tras recibir una subvención del Concello

|

Cinco de los nueve empleados que componen la plantilla de FIMO recibieron ayer sendas cartas de despido con una indemnización de 20 días por año trabajado, la que establece la nueva reforma laboral para rescisiones por causas objetivas.
El delegado de Comisiones Obreras, Juan Bello, calificó de “engano” al personal del recinto ferial la actuación de la Cámara de Comercio y del Concello de Ferrol –accionistas del Consorcio Pro-Ferias y Exposiciones– porque en la reunión que mantuvieron las partes la semana pasada se les comunicó, dijo, que no se producirían despidos “porque non había diñeiro”. “Mentíronnos”, insistió Bello, que lamentó la “falla de sensibilidade de los gestores de FIMO”.
CCOO señala en el comunicado que el Consorcio lleva meses atravesando una situación difícil. Cabe recordar, en ese sentido, que el personal ya estuvo varios meses –hasta nueve– sin cobrar, lo que le llevó a protagonizar movilizaciones a lo largo del primer semestre del año. La dirección del recinto aprobó entonces un plan de viabilidad que recogía, entre otras medidas, cinco despidos. No obstante, la falta de liquidez impidió que esa propuesta se llevase a cabo y que, según apunta el delegado de personal, Juan Bello, el que se ingresase se destinaría al abono de las nóminas adeudadas. En esas mismas fechas, los  trabajadores elaboraron una propuesta alternativa que contenía una reducción salarial y la renuncia a las pagas extraordinarias para mantener los puestos de trabajo.
Bello recordó ayer que la decisión de los gestores de FIMO de despedir a cinco compañeros se ha ejecutado sin que se hubiese respondido a la propuesta de la parte social ni se hubiesen pagado las nóminas pendientes, aunque todo hace indicar que se abonarán a lo largo de la jornada de hoy.
Bello adelantó que los trabajadores adoptarán “cantas medidas estean na nosa man” para lograr que los gestores del Consorcio Pro-Ferias y Exposiciones “dean marcha atrás na súa decisión”.
Por su parte, el grupo municipal de Esquerda Unida considera los despidos como la “consagración do desleixo irresponsable do goberno municipal”, al que acusó de querer solventar “un problema político e financeiro pola parte máis débil”. n

FIMO despide a cinco de sus nueve empleados tras recibir una subvención del Concello