Las F-110 generarán 3.400 empleos directos anuales durante una década

El presidente de Navantia, Esteban García Vilansánchez, fue el encargado de presentar las novedades de las fragatas F-110 | jorge meis
|

Navantia presentó ayer de forma oficial en su factoría de Ferrol el programa de fragatas F-110, con el que el astillero pretende revalidar el éxito internacional que tuvieron las F-100 y con el que espera generar más de 7.000 empleos anuales –3.400 directos– durante la próxima década. Así lo aseguró ayer el presidente de la firma pública, Esteban García Vilansánchez, quien manifestó que Navantia “está preparada para iniciar cuanto antes la construcción de estos buques” de guerra.

Y es que el programa está supeditado a la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado, algo que desde la compañía esperan que pueda desbloquear de una vez por todas la orden de ejecución del programa. “Confiamos en que pronto sea una realidad. Estamos trabajando con el Ministerio de Defensa, sabemos que están completamente involucrados en esta orden y lo que esperamos es que se ejecute cuanto antes”, explicó el presidente de Navantia, quien auguró, a partir de entonces, “diez años de trabajo y garantía de empleo para la comarca de Ferrol”.
El programa incrementará el PIB de la economía española en más de 590 millones de euros anuales y tendría un efecto sobre la demanda agregada de cerca de 1.500 millones al año, según los cálculos de la compañía.

Equipamiento
Esteban García Vilansánchez destacó ayer algunas de las características de los nuevos buques, destinados a relevar las seis fragatas clase Santa María o F-80 de la Armada Española. Subrayó, entre otros aspectos, su novedosa propulsión híbrida con “cuatro grupos diesel generadores, motores eléctricos –2 de 3,4 megawatios– y turbina”, lo que lo convertirá en un barco ágil y silencioso. Además, dispondrá de “la planta eléctrica más poderosa que Navantia ha construido en este tipo de buques”. Según ha indicado el presidente del astillero, ofrecerá “hasta 11,5 megavatios, que son el equivalente a lo instalado en dos fragatas y media de las actuales F-100”, para poder dar respuesta a los nuevos retos armamentísticos de la Armada.

La funcionalidad de estas nuevas fragatas permitirá disponer de un segundo hangar para poder transportar hasta dos helicópteros y un espacio multimisión ideado para las necesidades que pueda tener el buque en los diferentes tipos de misiones en el contexto de la guerra asimétrica.
El presidente de Navantia también destacó la inclusión de “un sonar compacto y remolcado, a diferencia de las F-100 que no disponen de este equipamiento, con una gran capacidad antisubmarina”, en donde el Sistema Integral de Control de Plataforma (SICP) “será completamente digital, de tipo táctil, 4.0, con más señales y capacidad que nunca”.

La futura fragata F-110 también se diferenciará por la incorporación de tecnologías de la Industria 4.0. Serán los primeros buques de la Armada que tendrán un gemelo digital que optimizará la gestión de los procesos logísticos durante toda la vida de servicio. Durante las fases de diseño, construcción y mantenimiento, la digitalización de los procesos y sus interfaces en toda la cadena de valor reducirá los costes generando eficiencias a múltiples niveles.

Reconocimiento a las F-100
Coincidiendo con la presentación de la fragata del futuro, Navantia quiso rendir un homenaje a los trabajadores que participaron en el programa de las F-100 para celebrar su éxito. Esteban García Vilansánchez, hizo hincapié en que este proyecto permitió impulsar el proceso de internacionalización de Navantia, convirtiéndola en una empresa puntera en el sector en todo el mundo.
En la misma línea se pronunció Ángel Recaman, actual director del Centro Tecnológico, quien recordó que el astillero español es el único que actualmente está compitiendo en los tres programas de fragatas más importantes del momento, como son el estadounidense FFGX, el australiano SEA5000 y el Canadian Surface Combatant. “Las fragatas de estos tres contratos, las F-310 noruegas y los destructores de la Marina Australiana son, por decirlo de alguna manera, los nietos y los hijos de las F-100”.

Las F-110 generarán 3.400 empleos directos anuales durante una década