Vecinos de las viviendas sociales de Mugardos denuncian su estado

IMG-20190125-WA0006
|

La alcaldesa de Mugardos, Pilar Díaz, se reunió en las últimas horas con vecinos de las viviendas sociales de la Xunta, en el barrio de las Casas Baratas, que le trasladaron su preocupación, “insostible” por el estado en el que se encuentran sus casas.

Tras el encuentro, que tuvo lugar en las propias viviendas, la alcaldesa pudo constatar los graves problemas que tienen las instalaciones. Díaz remitió un escrito a la jefa territorial de la Consellería de Medio Ambiente, Territorio e Infraestruturas, Cristina Carrión Rodríguez, para pedirle una reunión urgente para tratar de buscar una solución para estas familias mientras no se subsanen las deficiencias que presentan los pisos.

Según Almudena Fornos, una de las vecinas, “as vivendas levan anos dando problemas e xa en 2017 foi preciso cambiar as ventás, de madeira, por outras de aluminio, pero as novas son aínda peores, meten máis auga”, afirma.
El problema de filtración de agua no se ciñe solo a las ventanas, ya que al parecer también las paredes presentan humedades. “Igual que chove fóra, chove dentro”, asegura la vecina, quien recuerda que el contrato firmado con la Xunta en su día “fálase de vivenda digna”, pero desde el primer momento se encontraron con pisos que nada tienen que ver con una vivienda digna. Fornos asegura que hasta la fecha los técnicos de la Xunta “veñen e fan fotos, pero non hai solucións”.
La urbanización en cuestión cuenta consta de 9 viviendas de protección publica. La Xunta vendió en su día dos de ellas y el resto las tiene en alquiler. El Concello, por su parte, también es propietario de los locales en los que se ubica el juzgado de paz y la Policía Local, donde también deben hacer frente a problemas de humedades.
Díaz asegura que las viviendas “non ofrecen as condicións mínimas de habitabilidade” y por eso solicita a la Xunta que ofrezca “unha alternativa residencial coa maior brevidade para estas persoas”. l

Vecinos de las viviendas sociales de Mugardos denuncian su estado