El “Cantabria” inicia su despliegue de más de once meses en Australia

miembros de la dotación del bac se despiden de sus familiares y amigos, a quienes no volverán a ver hasta los relevos y permisos previstos en la misión para verano daniel alexandre
|

El buque de aprovisionamiento de combate “Cantabria” zarpó ayer por la mañana de la Estación Naval de A Graña rumbo a Australia para iniciar el despliegue más largo de una unidad de la Armada en las últimas décadas, exceptuando alguno de los cruceros del “Juan Sebastián Elcano”. El regreso del segundo BAC de la Armada a su base en Ferrol está previsto para el próximo 21 de diciembre.

Alrededor de cuatrocientas personas, en su mayor parte amigos y familiares de la dotación –compuesta por 146 personas, además de una docena de oficiales y suboficiales del país austral–, despidieron al buque con una ceremonia sencilla y emotiva presidida por el almirante jefe del Estado Mayor de la Armada, Jaime Muñoz-Delgado, y a la que acudieron también su homólogo de la Flota, Santiago Bolíbar Piñeiro, así como el máximo responsable del Arsenal, Manuel Garat Caramé, y otros altos cargos del organigrama de la Armada en la ciudad.

 

colaboración

El despliegue, fruto de un acuerdo de colaboración entre las Armadas de ambos países firmado a comienzos de julio, tiene un marcado carácter comercial y abre para la industria naval española una oportunidad de negocio con un Estado aliado que tiene en agenda la sustitución de sus buques de apoyo logístico actuales. De hecho, aseguró ayer el Ajema, Jaime Muñoz-Delgado, un grupo de trabajadores de Navantia desplazados en Australia se coordinará con un equipo de la Armada española y de la Marina australiana para crear un equipo de apoyo al mantenimiento “por si surgiesen necesidades logísticas” durante el despliegue.

Muñoz-Delgado subrayó, como hizo en noviembre durante su primera visita a Ferrol desde que ejerce como Ajema, que no es este el único objetivo de la misión. Tras aclarar que el barco es “una maravilla y tecnológicamente muy avanzado”, insistió en que se trata de una colaboración en la que ganan ambos Estados; España, porque podrá operar en un escenario de “marcado carácter estratégico”, así como mejorar el adiestramiento del buque y de su dotación a unos niveles muy superiores a los que permite el actual escenario doméstico de restricciones económicas y poner a prueba los mecanismos de apoyo a despliegues de larga duración. Cabe recordar, además, que Australia corre con los gastos del despliegue.

La RAN, por su parte, podrá aumentar su adiestramiento y evaluar exhaustivamente las capacidades del buque de aprovisionamiento de combate con vistas a incluir la candidatura española en el programa de reemplazo de sus unidades de apoyo logístico.

Antes de dirigirse a los medios, el Ajema tuvo unas palabras para los miembros de la dotación en la cubierta de vuelo del “Cantabria”. En una alocución con referencias históricas sobre la presencia española en el Pacífico y a los orígenes de su topónimo, que atribuyó a un especialista australiano, Muñoz-Delgado recordó que aquel país es “un amigo y un aliado” y que la seguridad “es vital”. Además, les animó a “no caer en la inactividad” y a “cuidar el barco y sus equipos”, que integran, recalcó, un “sistema moderno para proporcionar el mejor apoyo de combate”.

 

puesta a punto

Tras la firma del acuerdo de colaboración entre las partes a comienzos de julio pasado, el BAC “Cantabria” se sometió a un intenso alistamiento para afrontar con garantías este largo despliegue. Durante el proceso se le detectó una avería estructural que obligó a renunciar a parte de su programación para 2013 y que incluía su participación en la operación “Atalanta” de lucha contra la piratería en el Índico.

La inmovilización en dique y las pruebas de mar precedieron el traslado de la unidad a la base de Rota, donde efectuó un adiestramiento en el que contó con el apoyo del Cevaco –Centro de Evaluación y Valoración para el Combate– y completó las certificaciones pendientes y la comprobación de los equipos y sistemas.

Los 146 miembros de la dotación de partida del “Cantabria” se reparten en 21 oficiales, incluido el comandante, el capitán de fragata José Luis Nieto; 24 suboficiales, 25 cabos primeros, 16 cabos y 60 marineros. Durante el tránsito a Sidney, donde el BAC prevé llegar el próximo 13 de febrero, acompaña al personal de la Armada un contingente de 12 marinos australianos, que se irán familiarizando en el manejo de los equipos antes de llegar al destino.

El “Cantabria” inicia su despliegue de más de once meses en Australia