Nueva lección de Aurelio Morado con sus cuatro bronces

image002 (2)_00233.73
|

A sus 64 años, Aurelio Morado sigue dando lecciones de superación y constancia. El levantador, enrolado en el Power Fénix Ferrol, dio el último en el European Master Classic, competición celebrada la semana pasada en la localidad francesa de Albi. En ella, Morado consiguió la tercera posición de su categoría –la de menos de 93 kilos de peso corporal– y grupo de edad –Master 3, destinado a atletas mayores de 60 años– gracias a sus registros de 190 kilos en sentadilla, 125 en press de banca y 202,5 en peso muerto –en todas ellas fue tercero–, lo que le permitió sumar un total de  517,5. Por delante de él, solo el polaco Gromek (635,5) y el lituano Gricius (520,0) lo superaron.

“No contaba llegar a la medalla”, reconoce Morado antes de recordar que el desplazamiento a Francia, marcado por los transbordos –“en Madrid había control de mascarillas, de guantes...”, apunta– y la situación que se está viviendo en todo el mundo con el coronavirus afectó a su estado de ánimo. “Estábamos todos locos por llegar pronto a casa”, dice. También el hecho de no estar en su mejor estado físico, por culpa de las recientes lesiones que sufrió en la rodilla y la cadera, le hicieron rayar por debajo de su nivel habitual.

Comparación
“En mis marcas habría logrado la medalla de plata y estaría luchando por la de oro”, dice el atleta del Power Fénix. Morado incluso recuerda que en la modalidad de press de banca empezó su concurso con dos nulos y se salvó de quedar sin opciones gracias a un último intento de 125 kilos –cinco por debajo de los que, por ejemplo, le sirvieron el año pasado para ser campeón de España–. “Pero no me lo acabo de creer, a ver si para el año que viene, en Lituania, la cosa va mejor”, explica el levantador ferrolano.

Aurelio Morado, que con sus marcas consiguió un total de 472,97 puntos IPF, abrillante con estas cuatro medallas de bronce una carrera que incluye varios títulos nacionales y posiciones de honor en las competiciones en las que ha tomado parte. Después de empezar a practicar press de banca, primero, y desde hace unos quince años powerlifting, este antiguo bombero de Bazán se confirma como el deportista más ilustre del Power Fénix. Una larga trayectoria que lo ha convertido en una referencia para los más jóvenes practicantes de esta poco conocida modalidad deportiva.

Nueva lección de Aurelio Morado con sus cuatro bronces