La francesa Laure Prouvost gana el premio Turner de arte contemporáneo

2013120301024192816
|

Contra todo pronóstico, la francesa Laure Prouvost, asentada en Londres, se convirtió hoy en la ganadora del premio Turner de arte contemporáneo por sus instalaciones de vídeo "Wantee" y "Farfromwords", cintas "ricas" en "historias entrelazadas" y "momentos surrealistas".

Así han descrito algunos críticos la obra de esta artista nacida en Croix-Lille (noreste de Francia) en 1978, quien, emocionada, acertó a decir tras recibir el galardón que concede la galería británica Tate que se sentía, por fin, "adoptada" por el público del Reino Unido.

Prouvost es la tercera artista no británica que logra un premio considerado como el más prestigioso del mundo del arte en este país y que está dotado con 25.000 libras (30.215 euros) para el ganador y con 5.000 libras (6.043 euros) para los otros tres finalistas.

Desde 1984, el Tuner se concede anualmente a un artista menor de 50 años que haya logrado crear la mejor exposición de los últimos doce meses en el Reino Unido.

Por primera vez en 29 años, la distinción se ha concedido fuera de Inglaterra y para ello la galería escogió la localidad norirlandesa Derry, símbolo del pasado conflicto en esta provincia británica y que en 2013 tiene el título de capital de la Cultura del Reino Unido.

"Gracias por adoptarme, por acoger a una francesa, me siento adoptada", balbuceó Prouvost tras recibir el premio de manos de la actriz irlandesa Saoirse Ronan, en una ceremonia celebrada en el edificio Ebrington, unos antiguos barracones militares ahora reconvertidos en centro cultural.

"Wantee" fue incluido este año en la exposición "Scwitters in Britain" de la Tate Britain, mientras que la instalación "Farfromwords" se exhibió en la galería Whitechapel de Londres, cinta por la que la francesa recibió también el Max Mara Art Prize para mujeres.

Esta última película es, apuntan los críticos, un "sorprendente" e "impredecible" trabajo que intentaba mostrar el sabor del sol a través de pájaros que comen frambuesas o mujeres bañándose en unas cataratas, y de una estructura cilíndrica llena de "collages" y pantallas.

Prouvost competía en esta edición del Turner con los británicos Tino Sehgal, David Shrigley y Lynette Yiadom-Boakye, quien de haber resultado ganadora se hubiese convertido en la primera mujer de raza negra que lo consigue.

No obstante, el favorito para las casas de apuestas y expertos era el inglés David Shrigley, de 44 años y conocido por sus dibujos desenfadados, fotografías y escritos, que se presentaba a esta edición con el proyecto "David Shrigley: Brain Activity".

Su trabajo presentaba a gran muñeco masculino desnudo, a través del cual el artista anima al público a interactuar con él dibujando la pieza en papel, el cual se expone después por toda la galería.

Polivalente, el jurado del Turner había destacado de la muestra de Shrigley "su humor negro, macabra inteligencia y su broma infinita", cualidades evidentes no sólo de sus dibujos y fotografías, sino también en sus esculturas y vídeos.

De los cuatro finalistas, quizá el más conocido era Tino Sehgal, londinense de 37 años, que competía con el proyecto "This Variation" y su exposición "These Association" en el salón de las turbinas de la Tate Modern.

Ambos trabajos están basados en "encuentros entre personas", como el presentado en el Ebrington de Derry, donde el visitante puede ganar dos libras esterlinas (2,3 euros) si logra mantener una conversación "seria" sobre la economía de mercado con un actor.

Más convencional era la propuesta de Lynette Yiadom-Boakye, de 35 años, quien se ganó un puesto entre los finalistas por "Extracts and Verses", una colección de "intrigantes" retratos al óleo de gente imaginaria expuesta en la galería Chisenhale de Londres.

"Cuatro artistas increíbles que está aquí conmigo. No creí que fuera a ser yo, estaba segura de que no iba a ser yo. Así que, gracias a todo el mundo", concluyó Prouvost, cuyo nombre se une al de otros ganadores del Turner como Damien Hirst, Anish Kapoor o Martin Creed.

La francesa Laure Prouvost gana el premio Turner de arte contemporáneo