lll

Recibe cada mañana las últimas noticias. REGISTRARME

Recibe las noticias desde Telegram. ÚNETE

“Estar a gusto es más importante que el dinero”

la jugadora ferrolana militã³ esta temporada en el upv

Tan solo tiene treinta años, pero Arancha Novo (Ferrol, 1982) lleva tanto tiempo jugando al máximo nivel que parece que ha pasado toda una vida desde que, con 17 años, dejó el Mercedarias para enrolarse en el Ensino Lucense, entonces en la máxima categoría. A sus espaldas acumula trece temporadas en la élite del baloncesto nacional, entre la Liga Femenina 1 y 2. Campañas muy buenas y otras no tanto, alegrías y decepciones por canchas de media España: Ensino, Puig d’en Valls, Cortegada –en dos etapas diferentes–, Porta XI, Covibar... hasta recalar, hace cuatro años en el Universidad del País Vasco.

Con el equipo donostiarra ha logrado el ascenso a la máxima categoría pero, sobre todo ha recuperado la ilusión por el baloncesto y, ya en la treintena, ha alcanzado la madurez necesaria para coronarse como la auténtica reina de la Liga Femenina 2.
– Acaba de ascender con su equipo a la Liga Femenina 1 y, además, la designaron mejor jugadora de la fase, ¿ha sido la mejor temporada de su carrera?
– No sé si la mejor, pero si que ha sido muy buena. La temporada fue dura, pero conseguimos buenos resultados a nivel colectivo e individual. Llegaba un poco justa a la fase de ascenso, porque sufrí un esguince de rodilla unas semanas antes, pero aguanté y pudimos conseguir el objetivo.
 
– ¿Cuál ha sido la clave de su éxito este año?
– Creo que es importante haber alcanzado un nivel de madurez importante. Con el tiempo creces como jugadora y como persona y en parte se lo debo a que estoy muy cómoda en Donosti. En el club me tratan muy bien, me siento como en casa y con el tiempo he aprendido que eso es fundamental. También me motiva mucho ver todo el trabajo que hizo la gente del club a nuestro alrededor y tenía ganas de agradecérselo, de recompensarlos por ese esfuerzo.

– Hace cuatro años decidió dejar la Liga Femenina 1 y apostar por el Universidad del País Vasco a pesar de estar en una categoría inferior, ¿el tiempo ha demostrado que no se equivocó en esa decisión ?
– Sin duda. Estar a gusto en un sitio es más importante que el dinero, porque te hace rendir mejor. Yo venía de jugar en el Cortegada, de pasar un año horrible tanto a nivel colectivo como personal. Había tenido algunos problemas físicos y hasta tenía la sensación de que ya no sabía jugar al baloncesto... Por eso necesitaba dar un cambio. Y el UPV me ofrecía algo que también considero muy importante: acabar mi carrera de Administración y Dirección de Empresas. Aquí priman y facilitan que la gente estudie y eso es de agradecer, porque hay que pensar en el futuro.

– Es muy realista a la hora de plantearse su futuro fuera del baloncesto
– No somos jugadores de fútbol, que podamos vivir toda la vida de lo que hemos ganado. Ya tengo una edad en la que la cosa empieza a decaer y hoy en día tengo que pensar en qué va a pasar después. Busco tener un trabajo, ganar experiencia laboral y tratar de compaginarlo con el baloncesto...
– El mundo del baloncesto femenino, como el deporte en general, se está tambaleando con la crisis, ¿cómo lo viven las jugadoras?
– En el País Vasco, cuando empezó la crisis, no lo notaron tanto, pero ahora sí. En ese sentido, el UPV cumple en todo y eso, hoy en día, cuando escuchas tantas historias de compañeras que se pasan meses sin cobrar, de clubes que no pagan, que desatienden a las jugadoras... pues es muy importante. Creo que es una auténtica pena, porque el baloncesto femenino estaba en alza y no le ha venido nada bien. Lo único positivo es que la situación ha obligado a la gente a tirar de la cantera y, por ejemplo, nosotras estamos sacando jugadoras de casa todos los años.

– Y su futuro deportivo, ¿seguirá ligado al Universidad del País Vasco?
– Es pronto para decirlo. Ahora estoy descansando en Ferrol y trataré de desconectar. El club está mirando para salir en Liga Femenina 1, pero todavía no saben nada. Es cierto que a mí me haría ilusión volver a la máxima categoría, pero lo que valoro, sobre todo, es estar bien. Así que en unas semanas, cuando empiece a moverse las cosas, lo pensaré.

“Estar a gusto es más importante que el dinero”

Te puede interesar