Más de hora y media de retraso en el tren de la costa entre Ribadeo y Ferrol

Al retraso de más de hora y media se sumó que la puerta de salida de la estación estaba cerrada
|

Hablar de retrasos y del ferrocarril de vía estrecha –FEVE– que une los municipios de Ferrol y Ribadeo es una constante desde hace tiempo, que la integración en Renfe y Adif no ha puesto, ni mucho menos, solución.
Este sábado, el último tren que los viajeros de la comarca podían tomar para llegar a Ferrol acumuló 95 minutos de retraso, más tiempo que lo que dura cualquiera de los viajes que los usuarios puedan efectuar en este tren en la provincia de A Coruña.
El servicio tenía prevista su llegada a las 21.44 minutos y los usuarios no pudieron abandonar la estación hasta pasadas las 23.30 horas, algo que motivó numerosas quejas que, por otra parte, no pudieron formalizar en la estación, ya que las ventanillas de atención estaban cerradas.
Sin embargo, no solo el retraso llevó a los viajeros a criticar y denunciar públicamente el mal funcionamiento del servicio, ya que, una vez en la estación de Ferrol –muchos usuarios se bajaron en apeaderos anteriores al de la ciudad naval– se encontraron con que las puertas de salida estaban cerradas con llave.
El personal de Renfe desconocía este hecho y no contaba con llaves, por lo que todavía se demoró más el ya largo viaje hasta que se pudo localizar a un guardia de seguridad.
Los viajeros denunciaron este retraso como el más largo que habían sufrido, aunque muchos de ellos reconocieron que lo habitual “es casi que nunca llegue a su hora”.
El viaje en el tren de la costa es más frecuente en verano los fines de semana al funcionar el ferrocarril como punto de unión de varios municipios costeros. Así, el tren con salida de Ferrol de las 10.45 horas reunió a prácticamente la misma gente que regresó en el último de la tarde y que se vio afectada por el retraso de más de hora y media.
Los viajeros se quejaron, además, de que pese a la cantidad de usuarios–se juntaron varios grupos, unos que participaban en una comida de confraternización en Mera, otros que iban a realizar una ruta andando entre Loiba y Ortigueira, etc.– el tren entre Ferrol y Ribadeo disponía únicamente de un vagón, con capacidad para 30 personas sentadas. El procedente de Ribadeo, sin embargo, ya contaba con mayor número de vagones.

explicaciones
Pese al largo retraso, las explicaciones facilitadas por la compañía y los trabajadores fueron mínimas, y diferentes según a a quien se formulaba la pregunta, tal y como recalcaron los viajeros. “En un número de teléfono me dijeron que el retraso –entonces de 70 minutos– era por motivos técnicos y avería, mientras que el revisor al subir señaló que tardó tanto porque desde por la tarde fue acumulando retrasos”, señaló uno de los pasajeros.
La espera en apeaderos alejados del núcleo poblacional –el tren pasa por 26 paradas en la comarca– llevó a muchos viajeros a manifestar el “frío y miedo” que tuvieron que pasar durante la espera, en plena noche.
Las quejas no pudieron formalizarse ese mismo día, porque muchos pasajeros se bajaban en apeaderos sin estación y los que llegaron a Ferrol se encontraron con ventanillas cerradas. La única opción que se ofreció fue la queja “on line”.

Más de hora y media de retraso en el tren de la costa entre Ribadeo y Ferrol