Malestar en el sector hostelero al no prorrogar el plazo para la instalación temporal de terrazas

Calle Pardo Bajo Abierta
|

El plazo concedido por el Concello para la instalación temporal de terrazas en la calle Pardo Bajo y en tramos de Magdalena y María finalizó ayer. Los hosteleros de la zona habían solicitado al gobierno local una prórroga para matener las terrazas un mes más pero la petición fue denegada. El malestar es generalizado entre los afectados, que inciden en que el anuncio de buen tiempo durante el mes de septiembre les ayudaría a cerrar mejor la temporada estival.
El pasado 1 de julio se permitió la instalación de terrazas en toda la calle Pardo Bajo y en tramos de María –entre Tierra y Concepción Arenal– y Magdalena –desde Tierra hasta Rubalcava– hasta el 31 de julio. El equipo de Rey Varela realizó la concesión a los hosteleros para tratar de dinamizar el sector y animar las calles del centro de la ciudad, como explicó en su día. El inicio de la temporada escolar y de las obras previstas para mejorar la calle de Sol fueron, según indicaron algunos hosteleros afectados por la medida a este diario, los motivos esgrimidos por el Concello para denegar la prórroga solicitada para poder instalar las terrazas un mes más. La respuesta fue, tal y como apuntó un hostelero, “un no rotundo”.
La decisión adoptada ahora por el equipo de Rey Varela contrasta con la de años anteriores. En el caso de la calle Pardo Bajo, el año pasado el edil de Economía y Hacienda, Alejandro Langtry, anunció la peatonalización definitiva de este vial. La polémica que suscitó la medida llevó al gobierno local a dar marcha atrás y reabrir la calle al tráfico rodado, mantieniéndose así hasta el pasado mes de julio, cuando se cerró para instalar terrazas. n

Malestar en el sector hostelero al no prorrogar el plazo para la instalación temporal de terrazas