Serantes espera el inicio de las obras de las aceras que debían estar listas a finales del pasado año

Sarentes calle 19 de febrero
|

La arteria principal del barrio de Serantes, la calle 19 de Febrero, espera desde hace casi un año el inicio de la construcción de las aceras, comprometidas por la Diputación de A Coruña. Fue a finales de febrero del año pasado cuando el entonces presidente de la Diputación y el alcalde de Ferrol firmaron el acta de cesión de los terrenos necesarios para la construcción de un tramo de aceras en esta carretera, a la altura del campus universitario. Una demanda vecinal que se remontaba a muchos años atrás y que, según los anuncios estaría solucionada a finales de 2015. 
Lejos de contar aceras, todavía no se han iniciado las obras y solo se han llevado a cabo las expropiaciones.
Desde la Asociación de Vecinos de esta parroquia, se reclama y exige a la Diputación el comienzo de unos trabajos que, según se les explicó desde el organismo provincial se encuentran ahora en fase de contratación, pero de las que los vecinos desconocen todavía la fecha de comienzo.
Como explicó el presidente de la entidad vecinal, Luis Casas, la primera fase de las aceras estaría lista en diciembre del pasado año para poder iniciar unos nuevos trabajos que completarían la dotación de zona para peatones hasta el enlace con A Malata.
Los trabajos cuentan con un presupuesto de unos 265.000 euros y tienen por objeto la ampliación del andén para conseguir una calzada de siete metros y arcenes de 0,5 metros a cada lado. Además de las aceras, el proyecto también incluye la creación de nuevos estacionamientos en línea y, al final del trayecto, una rotonda de 27 metros de diámetro en la intersección existente frente a las viviendas sindicales, al mismo tiempo que la renovación de las redes de saneamiento.
Pese a la necesidad reconocida por las administraciones provincial y municipal de dotar de aceras un espacio con un importante flujo de tráfico –en la zona se encuentra la Politécnica Naval, la Náutico Pesquera y el centro de salud–, la realización del proyecto aprobado acumula retrasos que ahora denuncia la entidad vecinal. Esta reclama, además, al Ayuntamiento una mayor implicación en la agilización de esta obra, aunque la ejecución no le corresponda y corra a cargo del ente provincial.
La actuación pendiente todavía tendría que completarse –se esperaba que fuese este mismo año con la construcción de un nuevo tramo de aceras hasta enlazar con las ya existentes en la zona de A Malata.

accesos
Otra parroquia ferrolana, la de San Felipe, denuncia también el abandono que sufre esta zona por parte del Concello.
A principios del mes de marzo del año pasado se produjeron desprendimientos en un tramo de la carretera que obligaron a cerrar al tráfico parte de este vial – el tramo afecta de forma directa a tres o cuatro viviendas–.
Pasado casi un año, no solo no se han reparado los desperfectos  sino que las indicaciones de que se encuentra cortado al tráfico  se caen, lo que hace que algunos vehículos accedan por la carretera hasta que se encuentran con que no pueden continuar y deben dar la vuelta marcha atrás en un vial estrecho y peligroso.
Los vecinos se han dirigido al Concello en varias ocasiones para denunciar esta situación, a la que todavía no se ha dado solución. Denuncian, además, el abandono de esta zona en cuanto a limpieza, corte de maleza y falta de conservación, además, de una propiedad histórica como es el castillo de San Felipe, con espacios cerrados por peligrosidad pero sin reparar.

Serantes espera el inicio de las obras de las aceras que debían estar listas a finales del pasado año