Echevarría “Con nueve años quería ser un día bailarina, otro astronauta”

|

Paula Echevarría se ha convertido de nuevo en la imagen de una importante firma cosmética de nuestro país. La actriz ha posado para los medios y ha querido explicar lo que sucedió durante los Goya con su vestido de Jorge Vázquez.

Además, la mujer de David Bustamante ha hablado del robo de las joyas en los Goya después de que un técnico de montaje se haya entregado a la policía afirmando que fue él quien se hizo con el botín.

CHANCE: Te vimos guapísima en los Goya y tuviste un percance, cuéntanos cómo pasaste ese apuro.

Paula Echevarría: Pues un percance. ¿Sabes qué pasa? Que se filtró una foto y yo soy de las que prefiero explicarlo yo porque luego se inventan lo que sea y el vestido era maravilloso y estaba perfectamente hecho y no era ningún problema del vestido, sino que, la chica de sonido con las prisas que meten y toda la historia de corre, corre, corre en backstage, metió la mano para sacar el cable y, claro, el vestido era tan ajustadito y de tul que según metió la mano hizo crack.

CH: Saliste de la situación al final, ¿no?

P.E: Yo pasé de estar: “Aaah” a “Buenas noches”.

CH: No se notó.

P.E: Eso espero, intenté que no se notara.

CH: ¿Qué sentiste en ese momento cuando oíste el crack?

P.E: No me lo pude creer. Pero es que no tenía tiempo, es que no dio tiempo. O sea, si hubiera tenido media hora para agobiarme, quizá me hubiera agobiado, pero es que no había tiempo para agobiarse. Era: “En veinte segundos estás en el escenario, sal ya, así como estás” para adelante.

CH: Lo que ha sido también sorprendente ha sido lo del robo de las joyas, ¿qué ha pasado? ¿dónde estaban? ¿en qué sala era?

P.E: Es que no me he enterado muy bien. Yo como ya salí con las joyas de casa que me las mandó Tous pues no pasé por esa habitación. Te digo la verdad, sé que era una habitación y sé que he oído comentar que ha habido un robo de treinta mil euros en joyas, pero poca información más tengo. No sé ni de quién eran las joyas, ni que hacían en esa habitación, no tengo ni idea.

CH: Han dicho que las joyas eran de Suárez.

P.E: Solo te puedo decir que menos mal que no pisé esa habitación, porque vamos, tampoco es justo que caiga la duda de la sombra sobre cualquiera. O sea, antes de dar datos tendrán que asegurarse de que eso es así.

CH: ¿Es posible que estén las joyas sin nigún vigilante?

P.E: Me extraña, es raro porque, normalmente, sí, a no ser que la lleves puestas que tampoco vas a llevar a un tío pegado al lado, pero ese tipo de cosas se cuidan bastante.

CH: El otro día a David en un programa de televisión le preguntaron el tema de los niños y el dijo: “Ni a Paula, ni a Daniela le apetece” cerramos el cupo.

P.E: Ni a él.

CH: ¿Él tampoco?

P.E: No, es que claro, otra vez la pelota en mi tejado. No, hombre, que él tampoco.

CH: Decía que la niña decía que no como con cara de resignación.

P.E: ¿La niña? a la niña no le apetece nada, es la que menos ganas tiene, desde luego.

CH: ¿Ves que tu hija vaya a seguir tus pasos o los pasos del padre?

P.E: Pues, la verdad, es que no. Sigue hoy unos, mañana otros, cambia de opinión, normal. Yo con nueve años quería ser un día bailarina, otro día astronauta, o sea, que yo creo que ella un poco por esa línea también. Lo que le gusta lo hace y ya está. Le gusta dibujar, le encanta hacer fotos, le encanta bailar, cantar, le encanta todo, pero que va. Nueve añitos, ocho que tiene, que todavía le queda medio año, ocho recién cumplidos, casi.

CH: Estás en un nuevo proyecto, ¿verdad?

P.E: Sigo en ello, yo os dije, en cuanto tenga proyecto os prometo que soy la primera que lo va a decir.

CH: O sea que todavía nada, ¿no?

P.E: Todavía no está cerrado. Pero yo en cuanto esté cerrado.

CH: ¿Negociando?

P.E: Estamos en ello, no es tanto la negociación como el intentar sacar el proyecto que nos apetece a todos adelante. Luego ya os contaré.

Echevarría “Con nueve años quería ser un día bailarina, otro astronauta”