Collado viaja a su infancia para retratar la Guerra Civil “a través de mis ojos, siempre fieles”

El reconocido pintor ferrolano inauguró ayer una nueva exposición en su estudio de Canido | jorge meis
|

Cuando ya va camino de cumplir 92 años, José González Collado (Ferrol, 1926) regresa a su infancia, desde los diez a los trece años, para retratar, “a través de mis ojos, siempre fieles”, la oscura etapa de la Guerra Civil española, que a él le cogió siendo niño.
El pintor ha plasmado algunas de las vivencias, sentimientos y experiencias vividas en aquellos complicados años provocados por el estallido de la contienda en los alrededor de treinta cuadros que desde ayer decoran las paredes de su galería Estudio 46, situada en la calle Santos, en el barrio de Canido. “En esta muestra he reflejado mis andanzas de esta época, por lo que además también supone un trozo de la época de Ferrol”, dice. Contribuye además, añade, a la recuperación de la memoria, “algo básico en toda sociedad”.

Trabajo
Cumple así el reconocido pintor con la ya casi tradición de inaugurar una exposición al final de cada año. En la que ayer abrió sus puertas, y que podrá ser visitada hasta el 7 de enero, ha estado trabajando los últimos doce meses porque, según dice, su estado de salud se lo permite.
“Me encuentro muy bien, camino mucho y estoy de pie, que ya es importante”, apunta. Para atender a la llamada de este diario, efectuada ayer por la mañana, Collado ha dejado en espera una partida de un juego de cartas en el ordenador. “Me viene muy bien para despejar la mente”, señala.
Por la tarde le aguardaba la inauguración de su nueva exposición en la que la acuarela es la gran protagonista. “Quiero mostrar una vez más que con las acuarelas se pueden hacer obras de arte”.
Collado, uno de los máximos exponentes de la plástica ferrolana y que cuenta con la insignia de oro de la ciudad naval, donó este mismo año –como ya hizo en otras ocasiones con otras entidades e instituciones a las que cedió algunas de sus obras– su colección pictórica de arte religioso a la diócesis de Mondoñedo-Ferrol.
Fueron en total 76 cuadros, al óleo y acuarela, que fueron instalados en los distintos edificios y templos de la mencionada diócesis.

Collado viaja a su infancia para retratar la Guerra Civil “a través de mis ojos, siempre fieles”